Esta parábola budista nos enseña que a veces ignorar a las personas nos hace felices

Compartir
Esta parábola budista nos enseña que a veces ignorar a las personas nos hace felices

Lo que los demás piensan acerca de nosotros, o la forma en que se dirigen a nuestra persona, suelen ser importantes para nosotros. Pero eso no es lo que el budismo promueve.


[También puedes leer: 7 cosas que según el budismo deben mantenerse en secreto.]

Así como en otros aspectos esta filosofía se diferencia de la occidental, como en la forma de relacionarse con el universo, la filosofía budista enseña a mantenerse "desconectados" de las cosas que los demás dicen de nosotros. 

Esta es una de las parábolas budistas que lo enseña:


buda

Se cuenta que en una ocasión, un hombre se acercó a Buda y, sin decir palabra, le escupió a la cara. Sus discípulos se enfurecieron.

Ananda, el discípulo más cercano, le pidió a Buda:

- ¡Dame permiso para darle su merecido a este hombre!

Buda se limpió la cara con serenidad y le respondió a Ananda:

- No. Yo hablaré con él.

Y uniendo las palmas de sus manos en señal de reverencia, le dijo al hombre:

- Gracias. Con tu gesto me has permitido comprobar que la ira me ha abandonado. Te estoy tremendamente agradecido. Tu gesto también ha demostrado que a Ananda y a los otros discípulos todavía pueden invadirle la ira. ¡Muchas gracias! ¡Te estamos muy agradecidos!

Obviamente, el hombre no daba crédito a lo que escuchaba, se sintió conmocionado y apenado.

Simple pero contundente, esta parábola deja un claro mensaje. Y podemos pensar que no solamente se trata de ignorar las actitudes negativas de los demás: a veces, también puede ser bueno no tomar en serio cuando nos elogian o nos adulan. Mantenernos distantes de esos elogios puede ser la mejor opción para controlar el ego. 

El budismo tiene mucho más que enseñar. ¡Descúbrelo!

Fuente:
Etiquetas: budismo
Comentarios