Esta niña fue abandonada por tener hidranencefalea pero su enfermera decidió convertirse en su mamá

Compartir
Esta niña fue abandonada por tener hidranencefalea pero su enfermera decidió convertirse en su mamá

La pequeña Zoe fue abandonada a los dos meses en un hospital de Tucumán. Los médicos dijeron que no pasaría de un año de vida. Pero hace poco cumplió cuatro, rodeada de amor familiar.  


[También te puede interesar: El héroe de París: la historia del hombre que trepó 4 pisos por los balcones para rescatar a un niño]  

La pequeña Zoe nació en el 2014 con hidranencefalia, esta es una condición en la cual los hemisferios cerebrales están ausentes y son sustituidos por sacos llenos de líquido cerebroespinal.  


Zoe presentaba un cuadro de hidranencefalia irreversible

Historia de amor familiar

A los dos meses, Zoe había sido abandonada en un hospital de Tucumán (Argentina). Presentaba un cuadro de hidranencefalia irreversible. No podía ver, ni escuchar. No movía los brazos ni las piernas.

A Nuria, quien trabajaba desde hacía un año con recién nacidos, la llegada de la bebé le cambió la vida. "Yo sabía que no tenía a nadie que se hiciera cargo de ella. Estuvo dos meses internada. Ya no entraba en la cuna, pese a que habíamos solicitamos que la llevaran a un hogar de tránsito, no había respuesta. Decidí presentarme en el juzgado para convertirme en su mamá y darle una familia".

Nuria se presentó en el juzgado para averiguar cómo tenía que hacer y si existía la posibilidad de adoptarla

Superando barreras

Nuria vio la oportunidad de ser mamá nuevamente y darle una oportunidad de cariño a Zoe: "Yo ya era mamá de un chico de 13 años que tuve con una expareja. Hablé con mi hijo del deseo de convertirme en la madre de Zoe. Les mostré fotos y todos en casa estuvieron de acuerdo y prometieron acompañarme en la decisión", relató a un medio local.

En el proceso, Nuria se presentó en el juzgado para averiguar cómo tenía que hacer y si existía la posibilidad de adoptarla. "Me dieron las instrucciones y me convertí en su hogar de tránsito. Pasaron los primeros meses, Zoe llegó al año y fue un alivio seguir teniéndola entre nosotros. Después, surgieron los miedos de que apareciera un adoptante, hasta que conseguí la guarda con fines de adopción".

En agosto Zoe cumplirá cuatro años siendo parte de la familia Pérez. La casa en la que viven queda en Santa Lucía, a 60 km. de San Miguel de Tucumán. Zoeno tiene una vida convencional. Se alimenta con sonda y tiene convulsiones a diario. Pero entre Nuria, su pareja y los abuelos cuidan de Zoe para que se sienta cómoda. Le dieron la oportunidad de sentir lo que es crecer rodeada de cariño, y están felices de haber tomado esa decisión.

Fuente:
TN
Etiquetas: abandonada, bebe
Comentarios