Esta moda que los visitantes realizan en las playas no es un juego

Compartir
Esta moda que los visitantes realizan en las playas no es un juego

Cuando conocemos hermosos paisajes, como las playas, puede despertarse en nosotros un deseo de jugar y divertirnos como si fuéramos niños. No faltan los casos de adultos construyendo castillos en la arena, corriendo, recolectando piedras de colores, o construyendo "esculturas" con las rocas.


Pero algunas de estas prácticas, que parecen tan inofensivas, podrían tener consecuencias para los ambientes tan impresionantes que conocemos, aún después de nuestra partida. 

Éste es el caso de el pasatiempo de apilar piedras en forma de pirámide en las playas. Parece solo un juego o una cuestión en algunos casos espiritual, pero podría estar arruinando los ecosistemas de costas como las de las Islas Baleares y Canarias, Ibiza, Mallorca, el Parque Nacional del Teide o las playas de Tenerife, en España. 

¿Por qué? Porque aunque ésta es una costumbre que diferentes culturas realizaron a lo largo de la historia, al remover las rocas de su lugar original, se favorece la erosión del suelo, y se destruye el hogar de especies autóctonas que lo habitan. Esto sucede con especies como: el perejil marino (Chrithmum maritimum), el coixinet de monja (Astragalus balearicus), l’eriçó (Launaea cervicornis), entre otras.

“Que haya algún montículo de vez en cuando no es un problema, pero en zonas en las que la densidad de estas torres es importante, el lugar que ocupan estas torres impide que las plantas puedan crecer, y altera el tránsito de la fauna”, señala Ramón Casillas, profesor de la Universidad de La Laguna, en Canarias.

[Quizás también te interese leer: Los 4 mejores destinos para hacer turismo sustentable]

Si la finalidad es simplemente sacarse una "selfie" turística, vale la pena preguntarse si con el paisaje no es suficiente, ¿no lo crees? Es mejor que la huella que dejemos en los paisajes que visitemos sea positiva y, sobre todo, quede en nuestros corazones y no allí.

[Quizás también te interese leer: 10 reglas para ser un turista responsable]


Fuentes:
Comentarios