Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Alimentación

¿Está llegando arroz de plástico a tu país? Te explicamos cómo reconocerlo

Hace algunos meses fueron confiscados en Asia cargamentos de falso arroz hecho de plástico. Pero si prestas atención puedes distinguirlos.

Alimentación

¿Está llegando arroz de plástico a tu país? Te explicamos cómo reconocerlo

Hace algunos meses fueron confiscados en Asia cargamentos de falso arroz hecho de plástico. Pero si prestas atención puedes distinguirlos.

Loli Pop

25/04/2017

Hace ya algunos meses, en diciembre de 2016, la calidad del arroz de todo el mundo se puso en duda: en la noche del 25 de Diciembre, 2,5 toneladas de arroz falso fueron confiscadas en Nigeria, y no se sabía exactamente de dónde venían. Se trataba de falso arroz hecho con plástico, y obviamente no era nada bueno para la salud.

Haruna Mamudu, uno de los policías que detectaron la estafa, explicó a la BBC que la falsificación era muy buena:  “Cuando los granos corrían a través de mis dedos nada se sentía fuera de lo común”. Sin embargo, percibieron algo diferente en el aroma que las grandes bolsas despedían, un aroma químico. Entonces, decidieron cocinarlo, y notaron que se volvía pegajoso y despedía mal olor. Cuando lo enviaron a analizar, encontraron plástico como principal componente.

En ese momento, no se supo si había más arroz falso distribuyéndose por el mundo, ni cuál era su procedencia. Solo se especulaba con que venía de China, y que eso podría ser muy complicado, porque una buena parte del arroz del mundo proviene de allí.

También puede interesarte: cómo eliminar el arsénico del arroz antes de consumirlo.

Arroz "plástico" incautado en Nigeria

Durante algún tiempo no se supo nada más sobre ese arroz falso. Sin embargo, en los últimos días, volvió la alarma en países latinoamericanos, como México y Colombia. 

Comerciantes de la Central de Abastos de León (México) explicaron a los medios que sospechaban de un arroz demasiado barato que estaba llegando de China, y que parecía mezclado con residuos plásticos, algo que les hizo recordar al alimento incautado en diciembre y preguntarse si se trataría del mismo. 

En Colombia, mientras tanto, se han extendido rumores de que el arroz plástico ha llegado, pero el gobierno negó que se importara arroz de China y afirmó que no se había encontrado nada extraño. Lo mismo sucedió en Panamá, en Costa Rica y en Argentina: hubo rumores acerca del falso arroz, pero fueron desestimados.


¿Cómo reconocer el arroz falso?

Dado que no se tiene demasiada información sobre él, reconocer el arroz falso podría ser difícil. Sin embargo, con la información existente, se puede establecer qué:

  • A simple vista el arroz falso es muy similar al verdadero, pero más blanco.
  • El color blanco seguiría siendo intenso cuando se lo cocina.
  • La textura al cocinarlo sería extraña, se volvería más pegajoso.
  • El aroma cuando el arroz está crudo recuerda a "sustancias químicas".
  • Cuando se cocina, podría despedir aroma inusual, como a quemado.
  • Los cargamentos confiscados el año pasado venían en bolsas de la marca "Arroz mejor tomate".
  • Algunos expertos advierten que, cuando se compra suelto, la marca no es una garantía, porque los falsificadores podrían rellenar con falso arroz las bolsas de marcas conocidas.
Siempre recuerda que es más seguro consumir productos locales y, cuando es posible, orgánicos; que sepas de dónde provienen o que estén certificados. 

Otros

Alimentación

Estos son los alimentos que debes comer y los que debes evitar según tu edad

Dependiendo de tu edad, hay algunos alimentos que debes comer y otros que debes evitar y otros que te harán bien. Te contamos cuáles son.

Entretenimiento

Agua gratis y en jarra en restaurantes españoles: ¡un ejemplo para imitar!

España promueve la reducción de envases plásticos de un solo uso.

Ambiente

En promedio, todos comemos 70.000 trocitos de plástico al año

Los microplásticos están en todos lados, y muchos terminan en nuestros estómagos.

share