Ésta es la razón por la que tenemos tan mal aliento por las mañanas

Compartir
Ésta es la razón por la que tenemos tan mal aliento por las mañanas

A quién no le ha pasado alguna vez despertarse y sentir que un olor desagradable salía de su boca; y preguntarse: ¿por qué si me he cepillado los dientes antes de dormir? 


A veces el mal aliento no está relacionado con la presencia de caries, sarro o una escasa higiene bucal en general que incluso a veces puede dejar pequeñas partículas de los alimentos que comimos por la noche. 

[Lee también: 9 señales que te dan tus riñones cuando algo no está bien]

¿Entonces?

Sucede que mientras dormimos, la actividad metabólica se vuelve más lenta. El cuerpo produce una cantidad menor de saliva en relación al resto del día y el efecto antiséptico natural que tiene ésta también disminuye. Es ahí cuando las bacterias aprovechan para aumentar la placa y solidificarse como sarro. La lengua, además, al quedarse quieta, le da espacio a los microorganismos a que proliferen. 


[Lee también: 7 hábitos desintoxicantes para tu rutina diaria ] 

Otra de las razones posibles es el ayuno, ya que como el cuerpo permanece sin ingerir alimento, el hígado comienza a quemar grasa corporal generando compuestos químicos por los que el cuerpo se ve empujado a expulsar su excedente mediante el sudor y la respiración. Esto podría explicar el olor que sentimos al despertar.

Claro que también puede haber otras razones más profundas que deberías consultar con tu médico, como problemas en el hígado o alergias.

[Sigue leyendo... ¿Cómo combatirlo? ] 

Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuente:
Etiquetas: mal aliento
Comentarios