Ésta es la razón por la que deberías dejar una olla afuera de tu casa cuando llueve

Aunque lo tomemos como algo común o un dato más antes de salir de casa por la mañana, la lluvia es un espectáculo natural alucinante. Piensa que desde las alturas caen pequeñas gotas de agua que riegan el suelo, la vegetación y que permiten que el ciclo de la vida continúe y que nosotros podamos alimentarnos. 

Desde la antigüedad, la lluvia fue considerada incluso como un milagro y se recogía mediante distintos sistemas, como el aljibe árabe. Pero esa tradición se ha perdido en parte debido al desarrollo del sistema de agua potable en las ciudades. Sin embargo, ¿por qué no pensar en volver a aprovecharla? 

[Lee también:  Una "casa nube" que recoge el agua de lluvia para recordarnos algo que solemos olvidar]

Piensa que en un hogar se usa un promedio de 150 litros de agua en el retrete, lavarropas, limpieza y riego. Sin embargo, según estimaciones, un 50% de ese agua no necesitaría ser potable. ¡Y sin embargo termina siéndolo!

  • ¿Sabías que solo un 2,5% del agua en el mundo es dulce y que alrededor de 663 millones de personas carecen de acceso a fuentes de agua segura?

¿Qué podemos hacer entonces?


¡Volver a recolectar el agua de lluvia! Si cuando llueve dejas afuera una o varias cubetas u ollas tendrás agua para lavar tu vajilla, la ropa o regar tus plantas sin necesidad de abrir el grifo. Tu jardín estará agradecido, además, ya que en algunos procesos de potabilización se usan lavandinas muy fuertes que podrían dañarlo.

[Lee también:  31 cosas que podemos hacer en nuestro hogar para cuidar el agua]

Al recolectar agua de lluvia además de ahorrar agua, y reducir también la factura de dicho servicio, también podrías ayudar a que las redes pluviales trabajen mejor o evitar incluso que se inunden.

[Lee también: Tejados con forma de cuenco para recoger el agua de lluvia y enfriar el ambiente de forma natural ]

No solo puedes usar la cubeta para hacerlo. También puedes aprender cómo construir una pared recolectora de agua de lluvia con botellas de plástico, o bien hacer tus propios tanques de almacenamiento si tienes un jardín.

Dependiendo del uso que quieras darle al agua recolectada tendrás quizás que tamizarla para quitar hojas y otras partículas. Incluso hay filtros de carbón activado y arena que pueden filtrar partículas más pequeñas.

[Lee también: Cómo hacer un filtro purificador de agua casero] 

¿Qué estás esperando?  ¡Aprovecha tú también lo que la naturaleza nos regala!

Fuente:
Etiquetas: