¿ES BUENO CAMINAR DESCALZO?

Compartir
¿ES BUENO CAMINAR DESCALZO?

Nuestros pies tienen  muchas terminaciones nerviosas y cuando andamos descalzos se estimulan varios puntos de energía, especialmente si caminamos sobre superficies naturales, como la hierba o la arena. Sacarnos los zapatos al llegar a casa, al volver del trabajo, pasar el fin de semana descalzo dentro de casa, pasear descalzo por un parque o la playa, todos tiene varias ventajas y beneficios ya sea en verano o en invierno. Los seres humanos estamos “diseñados” para caminar descalzos en la naturaleza, por esto es aconsejable ir de vez en cuando a un parque, al campo o a la playa para reconectarnos con ese rasgo ancestral de nuestra naturaleza. Es bueno estar sin zapatos tanto como nuestras actividades y obligaciones diarias nos lo permitan; andar descalzo ayuda a desbloquear ciertas emociones contenidas que luego podían convertirse en ansiedad, depresión o inclusive enfermedades. Caminar descalzo varias horas al día sobre superficies limpias, por ejemplo nuestra casa, patio o incluso la oficina tiene beneficios para la piel, ayuda a respirar los pies, descansar del calzado ajustado y de los tacos en el caso de las mujeres. Caminar descalzos sobre la arena, nos proporciona un masaje a nuestros pies, relaja los músculos y ayuda a eliminar durezas e impurezas Caminar  sin zapatos permite que la biomecánica del pie cambie y eso se traslade a todos los huesos, reorganizando las cargas y tensiones, aliviando la presión que se produce cuando caminamos con zapatos. Permite corregir los desequilibrios en los movimientos y fortalece músculos y huesos de los pies y los tobillos, logrando una mayor integración del organismo. ¡Es muy beneficioso para alinear las articulaciones, y obtener grandes alivios para el sistema óseo!!!!   Caminar descalzos una hora diaria, en un entorno natural, es lo ideal. Pero también podemos aprovechar sus beneficios si lo hacemos en casa, si hace frío podemos usar unos calcetines, preferentemente de algodón, siempre que no ejerzan presión o limiten el movimiento de los dedos y tobillos Un ejercicio muy bueno para fortalecer los pies, es caminar en puntas de pie y luego sobre los talones. Da fuerza en los músculos de las caderas y las piernas, mejorando el equilibrio y la forma de andar. Caminar o practicar algún deporte, si es posible sin zapatos, nos permite que tengamos una pisada diferente, más amortiguada que cuando usamos calzado, esto hace que nos cansemos menos y evitemos sobrecargas en algunos músculos. El pie se apoya en el talón en lugar de en la punta de los dedos. El impacto del peso del cuerpo está más repartido y se evitan lesiones. Esto es muy bueno especialmente para las mujeres que usan tacones muy altos. ¿Y si probamos hacerlo todos los días un rato? Eso nos permitiría aprovechar todos esos beneficios para nuestra salud física y emocional. Tengamos en cuenta que si lo hacemos diariamente, la piel estará más expuesta (como nos ocurre con las manos o el rostro) por ello deberemos adoptar una rutina de limpieza e hidratación más profunda.


Comentarios