¿Eres adicta al trabajo?

3.4K
¿Eres adicta al trabajo?
3.4K

Aprender a decir NO

Un post de Alejandra León  (Terapia Holística)

 
La adicción al trabajo, como otras adicciones, es intergeneracional.

Muchas de nosotras la aprendimos de nuestros padres y madres en casa, y no podemos siquiera imaginar otra manera de ser en el mundo. El trabajo era lo fundamental antes que ninguna otra cosa en nuestros hogares y para nuestras familias. Sólo podíamos divertirnos cuando se había acabado el trabajo.

Sólo podíamos relajarnos y atender nuestras necesidades personales cuando habíamos acabado las tareas domésticas y la casa estaba en orden. Y cuando todo esto estaba hecho, ya estábamos demasiado cansadas para cualquier otra cosa. La limpieza estaba cercana a la bienaventuranza, y ésta parecía a veces estar muy lejos.

El trabajo siempre estaba vinculado a las necesidades de la vida, a salir adelante y al sueño americano, y estos ideales justificaban cualquier cosa, incluso la conducta inhumana y cruel en la familia.

Aprendimos nuestras lecciones muy bien, y ahora tenemos la oportunidad de romper la cadena intergeneracional de adicción al trabajo.
Tenemos la oportunidad de ser diferentes.
Tenemos otras oportunidades de elegir.

Te invito a reflexionar lo siguiente:

  • * Te cuesta poner límites: No te preocupa quedarte trabajando en tu hora de comida, cancelar citas o reuniones por continuar con los reportes. Eres la primera en llegar y la última en irte?

  • * ¿Has sustituido actividades como salir a caminar, salir con tu pareja, estar con tus amigas, ver tele, por estar trabajando?

  • * El trabajo es una escapatoria a otras realidades de tu vida?
 
Eres una mujer que siente constantes exigencia en el entorno. Aquí tienes algunos motivos:

  • - Las presiones económicas familiares.
  • - El temor a perder el trabajo.
  • - La enorme competitividad que existe en el mercado laboral, en donde es más valorado el que lo deja todo por el trabajo, que el que cumple sólo con su horario.
  • - La fuerte necesidad de conseguir el éxito y el puesto deseado.
  • - El miedo a decir NO
  • - El temor a los jefes prepotentes, exigentes y que amenazan constantemente al trabajador con perder su empleo.
  • - La falta de organización, que permite la acumulación y sobresaturación del trabajo.
  • - El ambiente familiar problemático, casi es mejor qudarte en el trabajo que llegar a casa.
  • - La ambición excesiva por el poder, el dinero y el prestigio.
  • - La poca habilidad para establecer prioridades.
  • - La falta de afectos personales que se suplen con el trabajo.

  • - Notas que te cuesta delegar responsabilidades, que prefieres hacer las cosas por ti misma aunque no sean tu responsabilidad y te frustras por no poder controlarlo.

  • - Y una que resulta muy frecuente. Necesidad de reconocimiento. Que tu jefe te felicite y te diga que nadie más hace mejor trabajo que tú y por ello, te pide u ofrece el quedarte tiempo extra, doblar turnos y hacer mucho más para que note lo eficiente que eres, alimentando esa parte de tu niña que necesita ser reconocida y aceptada.


Son muchas las causas así como la forma en que se refleja dicho problema, lo ideal es siempre tener un equilibrio y detectar signos de alerta.

  • * El primer paso es poner nombre a aquello que estas intentando tapar.
  • * Luego, Tomar conciencia de para qué lo haces.
  • * Luego, empieza el camino de sanación para  reconocer tus  emociones y  así mejorar tu autoestima.


Espero que esta información te haya sido útil.

Recuerda: Estas viviendo un proceso de cambio y necesitas una guía, una mano amiga que te ayude a mejorar tu vida de pareja, bienestar y salud emocional, no dudes en ponerte en contacto.

Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook
Recuerda, puedes escuchar mis audios / postcast aqui


Texto base : Meditación para mujeres que hacen demasiado
 

Mi misión es acompañar principalmente a mujeres que quieren crecer, desarrollar sus habilidades, conocer sus emociones, reconocer sus cualidades, sanar su historia personal y familiar para poder avanzar y encontrar el diamante que llevan dentro.
Comentarios