Enfermedad, ¿problema o solución?

Compartir
Enfermedad, ¿problema o solución?

Hay situaciones en la vida que nos bloquean, nos impiden avanzar con normalidad y hacen que nuestro cuerpo no encuentre su equilibrio. Incluso nos pueden llevar a enfermar. Pongámonos en situación: cerremos los ojos e identifiquemos ese momento que nos incomoda. Ahora sintamos, atravesemos el túnel de dolor, dejemos pasar las emociones y volvamos al punto de consciencia. En ese momento, cuando se han descargado las sensaciones, se percibe un alivio, acompañado de un cansancio. Es ahí donde se abre una posibilidad de cambio en nuestra manera de vivir y donde comienza el camino hacia nuestra propia salud.


El siguiente paso es recorrer nuestra biografía para dar con el momento donde empezaron estas sensaciones. Buscar aquella vivencia que lo cambió todo, aquel instante que ocurrió de forma inesperada, dramática, en soledad y quedó almacenado en nuestro interior, sin resolver.  

Una vez se localiza, el terapeuta acompaña a su paciente a describir sus percepciones de ese instante. Si coinciden con las actuales, ha hecho diana: ha dado con el origen biológico de los síntomas que presenta.

Este proceso de introspectiva lleva por nombre Descodificación Biológica Original y propone reconectar con nuestras emociones y sensaciones corporales, con todo aquello que nos causa dolor y que puede hacernos enfermar. Sólo atravesando estas vivencias nos podremos liberar de ellas.  

En Descodificación Biológica Original sostenemos que el origen de la sintomatología se haya en nuestro propio interior y que supone la solución de nuestro organismo a ese instante que cambió por completo nuestra vida.

Pero, ¿cómo una alteración del funcionamiento del organismo puede llegar a ser una solución? Lo ilustraremos con un ejemplo: una persona tiene la necesidad de alimentarse y pagar una serie de gastos, pero no cuenta con los recursos suficientes para hacerles frente, ya que se acaba de quedar sin trabajo. En ese momento, queda una necesidad descubierta en su interior. El cerebro detecta el estrés que genera la forma de vivir esa situación. El cuerpo saca ese estrés a través de un síntoma. Ese síntoma irá a parar al órgano correspondiente, en función de la manera de vivir el estrés. En este ejemplo, el órgano encargado de la gestión de las reservas es el hígado.

Dicho de otra manera, cuando el cerebro se encuentra en peligro por el estrés vivido, le transmite la responsabilidad de la gestión al órgano más idóneo para evacuarlo. En toda enfermedad, veremos la coherencia entre la función del órgano, la vivencia profunda y el instante de conflicto.  

Este abordaje terapéutico se puede aplicar a todo tipo de enfermedades, ya sean físicas (patologías cancerígenas, enfermedades agudas o crónicas, insuficiencias, enfermedades degenerativas...), psíquicas (trastornos del comportamiento) o de inestabilidad existencial (valores o ideales de vida que no se cumplen según los deseos).

La Descodificación Bioollógica Original no tiene por meta eliminar la enfermedad, sino acompañar a la persona a encontrar el conflicto que quedó grabado en su interior y a descargar la vivencia profunda asociada a ese instante.

Cuando el paciente es consciente del trauma que bloquea su día a día, se da cuenta de que hay algo que debe cambiar en su vida. Éste es el primer paso para regresar a su equilibrio interior y a su estado natural de bienestar. Porque cuando aceptamos todo lo vivido y cambiamos aquello que nos bloquea, comenzamos a evolucionar.  

Libro Recomendado: 'El Arte de Escuchar el Cuerpo', Ángeles Wolder     

Comentarios