En las costas de Francia aparecieron unas raras bolas amarillas. ¿Qué son?

Compartir
En las costas de Francia aparecieron unas raras bolas amarillas. ¿Qué son?

Cada vez más cosas extrañas suceden en el mundo. Todas ellas nos dejan boquiabiertos. Sin embargo, quienes las provocamos somos quienes luego nos sorprendemos... 


Quien caminase por las costas del norte de Francia podría toparse con unas bolas amarillas, de una textura similar a una esponja que aparecieron allí en enormes cantidades. Llegaron con la marea el día 17 de julio y en pocos días, alrededor de 30 kilómetros de las playas de la región se vieron cubiertas por estas extrañas bolas. Pero, ¿qué es lo que son? 

[También puedes leer:  ¿Cuál es la playa más sucia de Lationoamérica y por qué? ]


De acuerdo a los análisis que se le realizaron a las muestras recolectadas por el cuerpo de bomberos de la región, las esponjas amarillas son un poco grasosas al tacto, y están compuestas de parafina.

Ésta no es la primera vez que sucede, aunque antes ha tenido otras tonalidades de color. ¿Por qué sucede? Según se cree probablemente estas bolas hayan sido arrojadas al agua por algunos de los cientos de buques comerciales que circulan por el estrecho de Pas-de-Calais, la vía marítima más transitada del mundo. Posiblemente se haya descartado en estado líquido y al tomar contacto con el agua fría, se haya solidificado.

Según señalaron las autoridades, esta sustancia, que comúnmente se usa para fabricar crayones, velas, o incluso en cosmética y como aditivo de alimentos (por ejemplo, en la goma de mascar o algunos quesos), no es peligrosa para la salud ni para el ambiente, pero recomiendan no tocarlos y cuidar de no ingerirlos accidentalmente.

Sin embargo, grupos ambientalistas como la ONG Sea-Mer Association, no cree lo mismo, ya que en las grandes cantidades en las que se encuentra puede ser tóxico para la vida silvestre del lugar. Si pensamos en que la parafina se obtiene por destilación del petróleo, esto parece no ser tan descabellado, y probablemente tarde alrededor de 100 años para biodegradarse, sin contar el hecho de que al deshacerse, las pequeñas partículas se trasladan por el viento con facilidad.

¿Hasta cuándo seguiremos pensando que todo lo que arrojamos desaparece como "por arte de magia"?

[También puedes leer: ¿Qué pasa con lo que arrojas al retrete?] 

Fuente:
BBC
Etiquetas: francia, playas
Comentarios