Los 5 enemigos de tu cerebro de los que deberías alejarte

Compartir
Los 5 enemigos de tu cerebro de los que deberías alejarte

La salud de tu cerebro está signada por muchos factores, de los cuales los principales son el ejercicio y la oxigenación. Es decir, que mantener a tu cerebro activo y bien oxigenado es fundamental para que se desarrolle a toda máquina.


Pero la alimentación, como en todo lo relativo a la salud, también es muy importante. Mientras que hay dietas que benefician el desarrollo cerebral, hay otras que son sus enemigas.

Estos son los alimentos que deberías reducir si quieres mantener tu cerebro como nuevo. Eso no quiere decir que debas erradicarlas completamente de tu dieta. Simplemente, que es conveniente disminuir su consumo para mantener el cerebro en forma.

[También puedes leer: 8 alimentos que te ayudarán a oxigenar tu cerebro y pensar mejor]


Alimentos enemigos del cerebro

1. Gluten en exceso

El gluten es un conjunto de proteínas de pequeño tamaño, contenidas exclusivamente en la harina de los cereales de secano, fundamentalmente el trigo, pero también la cebada, el centeno y la avena, o cualquiera de sus variedades e híbridos.

El gluten goza de muy mala fama. Es que estas proteínas se adhieren al intestino delgado y provocan desórdenes metabólicos, digestivos e inmunológicos. Solo los celíacos deberían eliminarlos del todo de su dieta, sin embargo no son buenas en exceso.

Por eso, las dietas recomiendan reducir su consumo. Pero si aún estás dudando, hay algo más. Los científicos han descubierto relaciones sorprendentes entre el gluten y el cerebro.

El consumo excesivo de gluten podría traer importantes daños al cerebro, desde migrañas hasta derrames, pues afecta al sistema nervioso central.

Por eso, pensar en una dieta con bajas dosis de gluten es una idea sumamente saludable para ti y para tu cerebro.

[También te puede interesar leer: Alimentos que te ayudarán a oxigenar tu cerebro y pensar mejor]



Alimentos enemigos del cerebro

2. Azúcar refinado

El azúcar blanco tiene ese color por ser refinado químicamente, igual que la sal fina y la harina blanca. Ese proceso las hace menos saludables, al punto que muchos médicos y nutricionistas las llaman “los venenos blancos”.

El azúcar en particular limita la función de una proteína llamada BDNF, encargada de múltiples funciones en el sistema nervioso.

Tiene especial relación con la capacidad de memoria, y con la conexión neuronal. Por eso, su consumo no es bueno para el cerebro.

[También te puede interesar: 7 actividades que te harán más inteligente y puedes practicar ahora mismo]

3. Edulcorantes artificiales

Bien, el azúcar no es bueno para la salud del cerebro, pero te tengo ahora otra mala noticia: los edulcorantes artificiales tampoco.

Estos endulzantes químicos, como la sacarina, se han asociado con distintos desórdenes del sistema nervioso, como ansiedad, depresión, migrañas, entre otros.

Incluso se los ha llegado a llamar “veneno para el cerebro”. Mejor que usar estos endulzantes químicos, mejor idea es reemplazar el azúcar por alternativas más sanas: stevia, miel, etc.

Alimentos enemigos del cerebro

4. Comida rápida

La comida rápida, no en vano llamada también “comida chatarra”, ha demostrado tener serias consecuencias en la química del cerebro.

El abuso de este tipo de comidas afecta a la producción de dopamina, hormona que participa de la capacidad de aprendizaje, la motivación y la memoria. Además, la comida chatarra genera efectos de adicción comparables a las drogas.

Es decir, que comer más de 3 veces a la semana comida rápida no sólo te traerá problemas de corazón y te hará aumentar de peso, sino que también afectará tu cerebro.

5. Cafeína

Un café puede ayudar a tu cerebro a estar más espabilado y alerta. En sí, no tiene nada de malo.

Lo que sí es muy malo para el cerebro es el abuso de cafeína. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos afirma que 600 miligramos de cafeína al día pueden provocar daños graves.

Entre las consecuencias de este consumo excesivo pueden incluirse fuertes dolores de cabeza, elevar la ansiedad, y generar trastornos de sueño. Si se consume café desmedidamente, hasta se puede provocar una sobredosis.


Fuentes:
Comentarios