El paracaídas de esta mujer no se abrió, pero 250.000 hormigas salvaron su vida

Compartir
El paracaídas de esta mujer no se abrió, pero 250.000 hormigas salvaron su vida

Joan Murray es una ejecutiva bancaria y paracaidista estadounidense que sobrevivió a una caída desde una altura de 14,500 pies (4400 metros). ¿Cómo se salvó? Gracias a miles de hormigas.  


[También te puede interesar:
Murió Stephen Hawking y estas son las enseñanzas que nos dejó]  

Murray ocasionalmente saltaba en paracaídas antes de su accidente. Sin embargo, esa vez todo cambió.


Murray ocasionalmente saltaba en paracaídas antes de su accidente

El 25 de septiembre de 1999, usó su paracaídas desde 14,500 pies. Su paracaídas principal no se podía abrir, y aunque su paracaídas de emergencia se abrió a 700 pies, se desinfló rápidamente.

Ella se acercó al suelo a 80 millas por hora (128 kilómetros por hora), aterrizando en un montículo de hormigas de fuego (conocida también como hormiga roja). Cualquiera hubiera muerto en un accidente así. ¿Pero qué pasó? Las hormigas salvaron su vida.

Los médicos explican que el impacto de haber sido picada más de 200 veces por las hormigas liberó una oleada de adrenalina que mantuvo su corazón latiendo.

Murray voló nuevamente en paracaídas en el 2001

Murray sufrió heridas graves, rompió el lado derecho de su cuerpo y le quitó parte de sus dientes. Entró en coma durante dos semanas, pero sobrevivió después de 20 cirugías reconstructivas y 17 transfusiones de sangre. Luego se recuperó prácticamente por completo.

Ella continuó trabajando después del accidente, rechazando la jubilación por discapacidad. Tomó sesiones de terapia física y recuperó toda su movilidad. Pero hay un detalle que es quizás el más inspirador de la historia: ella voló nuevamente en paracaídas en el 2001.

¿No es una historia increíble?

Fuente:
Etiquetas: Paracaidas, hormigas
Comentarios