El "niño brujo" que había sido condenado a muerte en Nigeria ya creció y así es ahora

Compartir
El "niño brujo" que había sido condenado a muerte en Nigeria ya creció y así es ahora

En países africanos como Nigeria, con 182 millones de habitantes, se viven altos índices de pobreza, y sus creencias, fundamentalmente basadas en aspectos religiosos, buscan explicar los hechos negativos que ocurren en su entorno. Desde esta perspectiva, los niños diferentes son los más desfavorecidos.


[También puede interesarte: Así cambió la vida de Hope, el niño abandonado por ser considerado brujo.]

Uno de ellos niños fue Hope, y su imagen se hizo viral cuando fue rescatado por una mujer danesa. Posiblemente recuerdes su historia, pero ¿qué es hoy de la vida de Hope?

Afortunadamente su salvadora, Anja Ringgren Lovén, creadora de la Fundación para la Educación y el Desarrollo de la Ayuda Infantil Africana (ACAEDF), lo ha adoptado. Y a comienzos de este año, él comenzó la escuela. Para recordar el momento y mostrar su progreso, tomaron esta fotografía paralela a la anterior:


Los niños con características físicas distintas sufren acoso principalmente familiar

¿Por qué fue abandonado?

Desde los años 90, se ha extendido la creencia en Nigeria que los niños diferentes, con algún problema físico o motriz, atraen las malas energías para sus familias y son llamados “niños brujos”. Según la Unicef, este fenómeno “se basa en la noción de que hay niños y niñas que cuentan con poderes sobrenaturales mediante los cuales controlan de manera negativa a otras personas y el curso de los acontecimientos.”

Además explica Unicef estos niños “son acusados de practicar la hechicería y la magia. Los niños acusados de brujería sufren las peores formas de privación de sus derechos, entre ellas el rechazo y el abandono por parte de sus padres, el abuso físico y psicológico y, en casos extremos, la muerte”.

Así luce hoy, jugando con David, su hermano adoptivo:

Anja y su esposo viven junto a su hijo y varios niños rescatados de la calle, en la fundación que ella dirije. “Cuando escuchamos que el niño tenía sólo dos a tres años, no vacilamos. Un niño así de pequeño no puede sobrevivir mucho tiempo solo en las calles”.

¡Que siga creciendo feliz!

Fuentes:
Etiquetas: nigeria
Comentarios