El movimiento de Aldi hacia los productos orgánicos que ganará el afecto de los Millennials

Compartir
El movimiento de Aldi hacia los productos orgánicos que ganará el afecto de los Millennials

Hace cinco años, si entrabas en una tienda de comestibles buscando productos orgánicos de primera línea, te dirigían hacia una pequeña y alejada sección de productos totalmente naturales.

Hoy, la situación ha cambiado.

La pasión de los Millennials por los productos más idóneos para la salud, ha creado un nuevo entorno donde las mejores marcas se centran en lo saludable más que en los precios. A medida que los Millennials han comenzado a invertir más en productos orgánicos, libres de organismos modificados genéticamente, las tiendas han tenido que adaptar sus ofertas de productos para mantenerse competitivas. Sin embargo, la lucha emerge cuando las tiendas tienen que cobrar una prima por estos productos más saludables con el fin de mantenerse al día.
Aldi, una cadena de supermercados de bajo coste, recientemente entró en el espacio de alimentos orgánicos y demostró que los minoristas especializados ya no tendrán exclusividad a la hora ofrecer alimentos mejores para el consumidor. Aldi podría no ser el primer nombre que viene a la mente cuando se piensa en grandes cadenas de supermercados, sin embargo, la marca se está convirtiendo en uno de los mayores minoristas de alimentos del mundo, ofreciendo, en promedio, un 30% menos que el gigante Walmart.

Nuestra investigación muestra continuamente que los Millennials son compradores amistosos del presupuesto y miran a menudo el precio antes de la calidad al hacer una compra. Sin embargo, eso no deja de un lado las principales tendencias de la salud que están cobrando fuerza.

A medida que Aldi entra en el espacio de los alimentos saludables, es difícil no reconocer la popularidad que han adquirido. Mientras que los alimentos orgánicos fueron una vez considerados una losa, ahora, los consumidores modernos demandan una mayor oferta de productos para los más sanos y no ricos, sin duda una tendencia alimentada por los consumidores del milenio y su pragmatismo a la hora de acudir a un supermercado.

Como resultado de haber convivido con un mayor acceso a una amplia multitud de marcas, los Millennials son menos propensos a ser abrumados con una gran variedad de opiniones. Dicho esto, estos activos valoran la eficacia, reflejada en la tendencia online del retail. Más allá de las tiendas de ladrillo y mortero, las marcas necesitan competir contra los mercados digitales que presentan empresas tan competentes como Amazon.

El empuje orgánico es sólo una apuesta que Aldi está colocando en su futuro. Mientras que ya hay alrededor de 1.500 tiendas en los EE.UU., Aldi planea abrir alrededor de 500 tiendas más en los próximos dos años como parte de una expansión de 3 mil millones de dólares.

Otros minoristas están viendo las señales también; Whole Foods planea lanzar una cadena de bajo costo, y Walmart continuará abriendo tiendas en numerosos vecindarios para competir con la oferta orgánica de marcas privadas de rápida expansión como Kroger.

Entonces, ¿qué hace que Aldi sea tan único?

Mientras que otros minoristas de comestibles compiten por la selección de productos, el servicio al cliente y la experiencia en la tienda, Aldi se enfoca en mantener los precios bajos limitando el inventario con una oferta de producto ligera. Piense en Aldi como un conservador de productos selectivos en lugar de un comerciante de masas enfocado en ofrecer algo para todos. De esta manera, Aldi crea una competencia más fuerte contra lo que hace que el mercado digital de Amazon se destaque.
El modelo de eficiencia enfocada por Aldi también va más allá de su oferta de productos. La mayoría de los productos de la tienda se muestran en sus cajas de envío para hacer la reposición rápida y fácil, lo que significa menos trabajadores en tienda. Aldi también invita a los clientes a traer sus propias bolsas de compra, la bolsa de su propia tienda de comestibles, y pagar un depósito para usar un carro, redimible una vez devuelto, por lo que Aldi no tiene que pagar a los empleados para redondear los carros, así como proceder al alquiler de mesas y sillas para eventos.

Hace cinco años, si entrabas en una tienda de comestibles buscando productos orgánicos de primera línea, te dirigían hacia una pequeña y alejada sección de productos totalmente naturales. Hoy, la situación ha cambiado. La pasión de los Millennials por los productos más idóneos para la salud, ha creado un nuevo entorno donde las mejores marcas se centran en lo saludable más que en los precios. A medida que los Millennials han comenzado a invertir más en productos orgánicos, libres de organismos modificados genéticamente, las tiendas han tenido que adaptar sus ofertas de productos para mantenerse competitivas. Sin embargo, la lucha emerge cuando las tiendas tienen que cobrar una prima por estos productos más saludables con el fin de mantenerse al día. Aldi, una cadena de supermercados de bajo coste, recientemente entró en el espacio de alimentos orgánicos y demostró que los minoristas especializados ya no tendrán exclusividad a la hora ofrecer alimentos mejores para el consumidor. Aldi podría no ser el primer nombre que viene a la mente cuando se piensa en grandes cadenas de supermercados, sin embargo, la marca se está convirtiendo en uno de los mayores minoristas de alimentos del mundo, ofreciendo, en promedio, un 30% menos que el gigante Walmart. Nuestra investigación muestra continuamente que los Millennials son compradores amistosos del presupuesto y miran a menudo el precio antes de la calidad al hacer una compra. Sin embargo, eso no deja de un lado las principales tendencias de la salud que están cobrando fuerza. A medida que Aldi entra en el espacio de los alimentos saludables, es difícil no reconocer la popularidad que han adquirido. Mientras que los alimentos orgánicos fueron una vez considerados una losa, ahora, los consumidores modernos demandan una mayor oferta de productos para los más sanos y no ricos, sin duda una tendencia alimentada por los consumidores del milenio y su pragmatismo a la hora de acudir a un supermercado. Como resultado de haber convivido con un mayor acceso a una amplia multitud de marcas, los Millennials son menos propensos a ser abrumados con una gran variedad de opiniones. Dicho esto, estos activos valoran la eficacia, reflejada en la tendencia online del retail. Más allá de las tiendas de ladrillo y mortero, las marcas necesitan competir contra los mercados digitales que presentan empresas tan competentes como Amazon. El empuje orgánico es sólo una apuesta que Aldi está colocando en su futuro. Mientras que ya hay alrededor de 1.500 tiendas en los EE.UU., Aldi planea abrir alrededor de 500 tiendas más en los próximos dos años como parte de una expansión de 3 mil millones de dólares. Otros minoristas están viendo las señales también; Whole Foods planea lanzar una cadena de bajo costo, y Walmart continuará abriendo tiendas en numerosos vecindarios para competir con la oferta orgánica de marcas privadas de rápida expansión como Kroger. Entonces, ¿qué hace que Aldi sea tan único? Mientras que otros minoristas de comestibles compiten por la selección de productos, el servicio al cliente y la experiencia en la tienda, Aldi se enfoca en mantener los precios bajos limitando el inventario con una oferta de producto ligera. Piense en Aldi como un conservador de productos selectivos en lugar de un comerciante de masas enfocado en ofrecer algo para todos. De esta manera, Aldi crea una competencia más fuerte contra lo que hace que el mercado digital de Amazon se destaque. El modelo de eficiencia enfocada por Aldi también va más allá de su oferta de productos. La mayoría de los productos de la tienda se muestran en sus cajas de envío para hacer la reposición rápida y fácil, lo que significa menos trabajadores en tienda. Aldi también invita a los clientes a traer sus propias bolsas de compra, la bolsa de su propia tienda de comestibles, y pagar un depósito para usar un carro, redimible una vez devuelto, por lo que Aldi no tiene que pagar a los empleados para redondear los carros, así como proceder al alquiler de mesas y sillas para eventos.   Claro, algunos de estos lujos perdidos podrían tener un impacto negativo en la experiencia del comprador, pero es parte de la promesa de eficiencia de Aldi; Tanto en costo como en experiencia. Para los compradores que buscan una alternativa de bajo costo para el movimiento de alimentos orgánicos, este es un paso en la dirección correcta. A medida que el movimiento hacia los productos orgánicos se convierte en una tendencia que parece que no va a pasar de moda, se plantea la siguiente cuestión, ¿en los próximos cinco años veremos en las grandes y pequeñas superficies pequeños rincones con alimentos artificiales y procesados? .  

Claro, algunos de estos lujos perdidos podrían tener un impacto negativo en la experiencia del comprador, pero es parte de la promesa de eficiencia de Aldi; Tanto en costo como en experiencia. Para los compradores que buscan una alternativa de bajo costo para el movimiento de alimentos orgánicos, este es un paso en la dirección correcta.

A medida que el movimiento hacia los productos orgánicos se convierte en una tendencia que parece que no va a pasar de moda, se plantea la siguiente cuestión, ¿en los próximos cinco años veremos en las grandes y pequeñas superficies pequeños rincones con alimentos artificiales y procesados?

Comentarios