El cáncer de linfoma puede curarse en un 80% de los casos en Baleares

45
El cáncer de linfoma puede curarse en un 80% de los casos en Baleares
45

El cáncer linfático es el 8º más común en Baleares y en el resto de España. Cada año unas 5.000 personas en nuestro país se ven afectadas por un tumor que se origina en los linfocitos -las células de la sangre que ayudan a combatir infecciones- lo que pone en jaque al sistema inmunitario.


En términos generales, más del 80% de casos de tipo Hodgkin pueden llegar a curarse, si bien esto va íntimamente relacionado con factores como la edad y el estado del paciente o el tipo o estadio en que se encuentra la enfermedad.Con motivo del Día Mundial del Linfoma  (15 septiembre) , repasamos junto a los médicos en Baleares del Cercle de Salut las características de este cáncer, cuyas causas no están del todo definidas.

Tipos y causas

Aunque existen una treintena de linfomas, los tipos más comunes son el linfoma de Hodgkin y el no-Hodgkin,el primero con un mayor porcentaje de cura. La diferencia entre ambos estriba sobre todo en el tipo de células que se ven afectadas. Las causas de esta patología no están claramente definidas, si bien la mayoría de los profesionales la relacionan con bacterias como helicobacter pylori y borrelia o algunos virus como elEpstein-Barr (EBV) .

Síntomas y tratamiento

El diagnóstico en sus inicios es complicado. Presenta síntomas comunes de enfermedades más leves, como una infección o un constipado.

  
Esto hace que muchos pacientes no le den importancia hasta un estado más avanzado o que el diagnóstico en más del 60% de los casos no lo relacione inicialmente con esta enfermedad.

Los síntomas más habituales según los médicos privados en Mallorca del Cercle de Salut son los siguientes:

  • 1. Aparición de bultos no dolorosos, generalmente en cuello, axila e ingles.
  • 2. Fiebre superior a los 38º
  • 3. Sudoraciones nocturnas
  • 4. Tos seca persistente
  • 5. Pérdida de peso sin razón justificada

El tratamiento es complicado e irá en función del estado y del tipo de cáncer. Los más habituales son los agente alquilantes (atacan al ADN para evitar la reproducción de las células afectadas), anticuerpos, quimioterapia, radio-quimioterapia o el trasplante hematopoyético (médula ósea).

Comentarios