El camino no es igual para hombres que para mujeres. Esta campaña lo hizo real para que no puedas esquivarlo.

Compartir
El camino no es igual para hombres que para mujeres. Esta campaña lo hizo real para que no puedas esquivarlo.

Las mujeres cada vez están tomando más presencia en la escena pública. Ocupan un lugar que han sabido abrirse a través de una larga historia de lucha, pero la igualdad y equidad plena entre mujeres y hombres aún no se ha alcanzado; y si queremos alcanzar un Desarrollo Sostenible, éste debe ser uno de los objetivos que deberíamos tener en mente. 


Pero para esto, no sólo son necesarias las leyes y las políticas, sino también los cambios profundos a nivel cultural que, casi como si se tratara de una inercia, siguen ubicando a hombres y mujeres en los mismos lugares de siempre. 

El primer paso para que algo cambie es hacerlo visible. Y ésa fue justamente la estrategia que eligió el director creativo y diseñador gráfico Kazunori Shiina para denunciar la desigualdad de género. 

[También puedes leer: Las mujeres latinas tienen los salarios más bajos de Estados Unidos]


¿Qué fue lo que hizo?

Shiina lanzó una campaña que llamó "Step on inequality" (Párate sobre la inequidad), y pintó las escaleras del metro de Nueva York para hacer visible que "el camino a la cima no es igual para hombres que para mujeres". Para esto, usó el color rosado, culturalmente asociado con las mujeres, para pintar las escaleras fijas; el azul, asociado culturalmente a los hombres, para las mecánicas.

No resulta muy difícil pensar con cuál subirías más rápido y sin tanto esfuerzo.

El proyecto despertó múltiples reacciones en las redes sociales, y ha impactado en algo cotidiano invitando a la reflexión.

[También puedes leer: Esta mujer asumió el desafío de hacer visible lo invisible]

¿Cuál es la realidad detrás del mensaje?

  • En el mundo, las mujeres ganan, en promedio, 23% menos que los hombres y, en los países en desarrollo, el 75% de los trabajos que ocupan pertenecen a sectores informales o están desprotegidos.
  • Si las cosas permanecen como hasta ahora, se calcula que podría llevar 170 años que se emplee a mujeres y hombres en la misma proporción, se les paguen el mismo salario por el mismo trabajo, y obtengan los mismos niveles de representación en puestos de dirección.
  • 155 países cuentan con, al menos, una ley que limita los derechos económicos de las mujeres. En 18 de ellos, los maridos pueden impedir a sus esposas que trabajen, por poner un ejemplo.
  • A nivel mundial, una de cada tres mujeres experimentará violencia física o sexual, probablemente a manos de su pareja, y, sin embargo, 46 países carecen de leyes contra la violencia doméstica.

(Fuente de cifras: Oxfam)

¿No crees que es momento de que esto sea diferente?

Fuentes:
Etiquetas: género
Comentarios