El burro podría desaparecer y la causa no es la que crees

Compartir
El burro podría desaparecer y la causa no es la que crees
¡Nuevo!

Por siglos, el hombre ha trabajado junto al burro, lo ha domesticado y utilizado en las actividades agrícolas. Sin embargo, su migración a la vida urbana ha hecho decrecer la cantidad de este dócil animal. 


  • Cuando una especie está en peligro, por lo general la causa está relacionada con la destrucción de su hábitat. Pero en el caso del burro, es algo quizás más terrible: su explotación para el trabajo.

[También te puede interesar:
Así fue el rescate de Baguira: de un circo clandestino a vivir en libertad]  

Conocido como burro o asno (Equus africanus asinus)​ es un animal doméstico de la familia de los équidos.

Los ancestros silvestres africanos de los burros fueron domesticados por primera vez a principios del V milenio a. C.,​ prácticamente al mismo tiempo que los caballos de Eurasia, y desde entonces han sido utilizados por el hombre como animales de carga y como cabalgadura.

La palabra «burro» o «borrico» son derivados regresivos del latín tardío burricus, que significaba «caballo pequeño».

La palabra «burro» o «borrico» son derivados regresivos del latín tardío burricus

Su naturaleza

Según la ONG Wildlife Waystation “Los Burros son muy dóciles y cuando viven en la naturaleza viven en pequeños rebaños. Las hembras dan a luz a un potro por año en promedio. Debido a la falta de predadores naturales o competidores, los burros pueden vivir hasta 25 años en libertad.”

La mayoría de los burros domésticos tienen una talla que oscila entre 0,9 y 1,4 m, y su coloración y longitud de su pelo también es muy variable. Su color más habitual es el gris en todos sus tonos, llegando hasta el blanco y el negro, y también son habituales las tonalidades pardas.

Según la FAO “Es un animal tranquilo, no muestra desconfianza y es bastante amistoso. Además es inteligente y si se le trata bien responde al buen trato”.

En América Latina hay 7,7 millones

¿Qué los tiene en peligro?
 
Actualmente hay unos 44 millones de burros en el mundo. La población de burros ha crecido desde mediados del siglo XX. De 1961 a 1980 pasaron de 37 a 40 millones, manteniéndose estable hasta un rápido crecimiento en la segunda mitad de la década de los ochenta.

En América Latina hay 7,7 millones actualmente, principalmente en México (3,25 millones), Colombia (710 000), Bolivia (720 000), Perú (520 000) y Venezuela (440 000).

Pero la reducción más drástica se ha dado en Europa. Los burros pasaron de dos millones a medio millón en tres décadas. ​ Las varias razas autóctonas españolas se encuentran en peligro de extinción, en especial la raza zamorano-leonesa y la catalana.

Esto ha propiciado la aparición de iniciativas para su defensa. A pesar de esto, la UICN aún no lo incluye en su lista de animales en peligro. El burro es un animal que, por sus características, es usado por el hombre, hace cientos de años, para trabajar. ¿El hecho de que esté llegando al peligro de extinción, es una advertencia de que debemos replantearnos esos actos? Es posible que lo sea, y será necesario reflexionar sobre eso para conservar a la especie.

Fuentes:
FAO
Etiquetas: asno, burro, extinción
Comentarios