El amor y las redes sociales

Compartir
El amor y las redes sociales

Actualmente vivimos en la era de la inmediatez, de lo rápido, lo virtual. Pedimos comida online, hacemos compras “virtuales”, fotografiamos cada plato antes de saborearlo, podemos acceder a nuestro banco en segundos, y también comenzamos a vincularnos y a conocernos de otra manera. Las redes sociales establecen en sí mismas nuevos modelos de relación, en una época de transformaciones y virtualidad, y hacen que la misma vorágine de la red social nos lleve a la inmediatez: la inmediatez en el amor, en las parejas, en los vínculos…porque nunca antes en la historia de la humanidad habíamos podido relacionarnos tan rápido y tan inmediatamente con alguien que estuviese literalmente en la otra punta del globo terráqueo.

Cada vez son más frecuentes en mi consultorio de Clínica de Parejas quienes llegan con el malestar de esta época: me clavó el visto, o me eliminó de sus amigos, o lo veo en línea pero no me habla…hoy las parejas se demuestran amor de una forma muy diferente que hace sólo algunos años atrás. Incluso también se demuestra de una forma diferente el compromiso que esa pareja tenga. Hace algunas semanas estaba atendiendo a una pareja al borde de la separación, y mientras ella estaba desconsolada contando su dolor al enterarse de una infidelidad, a él le suena el celular en plena consulta y comienza a chatear con una sonrisa en el rostro. Y, aunque esta conducta habla del compromiso de él para con la terapia de pareja, también nos habla de lo lejos que están ya uno del otro. Nuestra Terapia Psicológica para Corazones en Crisis es ya un lema que nos caracteriza pero también define el rumbo que tomamos: aggiornarnos, entender, enfrentar y desdramatizar el dolor en una crisis amorosa para poder darle un nuevo sentido, resignificarla y hacer que tenga hilación en la historia de cada uno de nuestros consultantes. Por eso es importante pensar que ya no nos relacionamos igual que hace 20, 10…¡3! años atrás. Las redes sociales llegaron para quedarse y los romances e infidelidades, los desengaños y la pasión han tomado otra forma ahora, se intenta en las redes sociales el match sin errores, el príncipe azul o la princesa de los cuentos de hadas: perfectos, idealizados, y si es posible sin demasiada humanidad desperfecta al alcance de la mano. Hombres y mujeres que sueñan y creen fervientemente haber encontrado al amor de sus vidas en tierras virtuales, sin conocerse aun, pero elegidos en ese gran catálogo online. Dicho esto, ¿las redes sociales facilitan o complican la vida amorosa? es difícil de decir, pero definitivamente es un hecho que nos han cambiado.

Las redes sociales inducen una nueva dinámica en la vida cotidiana. Ahora lo que sucede en la vida real se extiende en la vida virtual. Privacidad, la intimidad, la vida familiar, el amor encuentro, los celos y el acoso son todos los campos que tienen un lugar en Internet. ¿Cómo podemos prevenir engaños amorosos en las redes sociales? Estos son algunos consejos para estar atentos:
● Chequear la privacidad de la cuenta, se puede restringir el acceso al perfil.
● Observar si se trata de una personal real, desconfiar de los nuevos perfiles que no tienen amigos ni interacción con otras personas.
● Detectar el movimiento que tenga el perfil de la persona que queremos conocer personalmente. Ver si tiene comentarios, fotos, amigos, etc.
● Evitar poner en las redes sociales (o dar a quien no se conoce) demasiada información personal como números de cuenta bancarias o similares.
● Considerar la creación de una nueva dirección de correo electrónico cuando se crea una cuenta en una red social.

Una vez atravesado lo virtual, llega el momento de pasar al encuentro real...y ahí, ¿cómo nos protegemos?
● En primera instancia si van a generar un encuentro real que sea en un lugar público y neutral. Puede ser una cafetería, un restaurante o el patio de comidas de un shopping.
● Avisar a una amiga/o o familiar cercano dónde vas a encontrarte y con quién. Si es posible, dejar a esa/e amiga/o el número de teléfono o el perfil de las redes sociales de esa persona.
● En la primera cita no aceptes ir al departamento de esa persona ni caigas en la tentación de la comodidad de tu cama. Mantener la neutralidad favorece conocerse mejor y dar tiempo a que la situación madure.
● Si van a tener relaciones sexuales, que sea en un hotel de alojamiento. Y recordá utilizar preservativo desde el inicio hasta el final de cada encuentro.
● ¿Y si voy y no me gusta? Puede pasar que en un encuentro cara a cara surjan algunas “diferencias” respecto a la foto de perfil. Sugiero que si la persona no te resulta atractiva físicamente puedas dar una oportunidad a la charla y al momento. Si así tampoco estás cómodo/a podes retirarte de una manera respetuosa, dejando claro lo que te sucede pero sin ser hiriente.

En las redes sociales podemos jugar a ser quienes no somos, o quienes no nos animamos a ser en la vida real. Podemos mentir, fantasear, crearnos un personaje e incluso borrarlo inmediatamente. Nos relacionamos con nuestros propios personajes como si fuesen reales y hacemos que cobren vida, que tengan sus propios amigos y su propia red social, su nombre, apellido, alias y hasta un lugar físico donde vivir. En esta sociedad donde los estímulos abundan, donde nos resguardamos rápidamente de los conflictos del amor, donde los duelos no tienen que doler (quien haya sufrido una pérdida seguramente tenga un amigo que con toda su buena predisposición le pudo haber dicho algo del estilo: “dale, no llores, hay más gente ahí afuera esperando por vos”), las redes posibilitan saciar el hambre de estímulos en una cultura que nos propicia a las apariencias, a la vida en pantalla donde mostrarnos como en una góndola de supermercado, donde nuestros temores no necesitan ser exhibidos, nadie tiene un dislike en facebook, porque todos mostramos nuestro lado más sensitivo, más hermoso, más perfecto. Y si un duelo duele, entonces de nuevo recibimos un corazoncito y otro “dale, no llores“…


Lic. Mariana Kersz - MN N° 59610 - Sexóloga Especialista en Terapias de Parejas
Hola@ClinicaDeParejas.com
www.ClinicaDeParejas.com
http://facebook.com/clinicadeparejas/


Comentarios