Diseño bioclimático de viviendas I

Compartir
Diseño bioclimático de viviendas I

La concepción bioclimática

La concepción bioclimática es la que aconseja utilizar por medio de la arquitectura los elementos favorables del clima natural con objeto de satisfacer las exigencias de confort térmico de las personas. 

Los parámetros que determinan cada clima son: humedad, precipitaciones, presión, temperatura, viento, bruma, niebla, nebulosidad y radiación solar. La arquitectura bioclimática responde a un diseño racional y armónico con la naturaleza, y se basa en el aprovechamiento de las condiciones ambientales del entorno (medio natural): temperatura media, radiación solar incidente, dirección predominante del viento, vegetación, etc. 

El diseño bioclimático de viviendas exige como punto de partida el conocimiento del clima de la región en dónde se construirá el hábitat. Asume el rol de un "recinto térmico", el cual debe posibilitar: en invierno, captar el calor y conservarlo para la noche y en verano protegerlo de la radiación diurna y refrescar el ambiente al ocultarse el sol. 

La vivienda bioclimática es aquella que solo utiliza soluciones arquitectónicas para lograr el bienestar térmico. El aprovechamiento de la radiación solar en forma de calor está ligado al calentamiento que se produce en un cuerpo al estar expuesto al sol. Este calentamiento mejora cuando colocamos un vidrio por delante del elemento a calentar.

Existen cuatro funciones que debe cumplir la vivienda para satisfacer el enunciado anterior:
-CAPTACIÓN DE ENERGÍA: El diseño debe favorecer la captación de las radiaciones.
-ACUMULACIÓN DE ENERGÍA: El edificio debe poder almacenar la energía captada.
-RESTITUCIÓN DE ENERGÍA: La casa debe ceder el calor recibido.
-CONSERVACIÓN DE LA ENERGÍA: La construcción debe impedir la pérdida del calor producido.

Facundo Bengoechea - UNC
Bárbara Mirto - UNR



Comentarios