Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Salud

Dieta emocional: cómo cambiar tus emociones para bajar de peso

Muchas veces, el sobrepeso es resultado de nuestros sentimientos. En esos casos, es necesario hacer una dieta emocional.

Salud

Dieta emocional: cómo cambiar tus emociones para bajar de peso

Muchas veces, el sobrepeso es resultado de nuestros sentimientos. En esos casos, es necesario hacer una dieta emocional.

Colaboradores La Bioguia

16/05/2018

Cuando ya hemos intentado todo para bajar de peso, hemos recurrido a especialistas de salud y nutrición, y nada funciona, puede que haya otro problema de raíz. Muchas veces, detrás de nuestro sobrepeso hay una fuerte influencia de los sentimientos. En esos casos, no está mal llevar adelante una dieta emocional.

¿De qué se trata? Básicamente, de aprender a controlar emociones negativas vinculadas con el aumento de peso.

Si logras llevar esta dieta emocional, tendrás varios beneficios. Por un lado, te resultará más fácil bajar de peso, y por otro te sentirás mucho mejor anímicamente. ¿Por qué no intentarlo?

Los sentimientos que provocan sobrepeso

Dieta emocional

Cuando el sobrepeso tiene que ver con el factor emocional, casi siempre está ligado a dos sentimientos: la inseguridad y la ira.

La inseguridad y el sobrepeso

Cuando una persona es muy insegura de sí misma, siente permanentemente la necesidad de resguardarse del mundo. De protegerse, y muchas veces, se repliega sobre sí misma.

Como consecuencia de esto, el cuerpo responde. En algunos casos, se vuelve rígido. Pero en otros, la respuesta tiene que ver con el peso. El cuerpo “pide” alimentos muy calóricos, y crea capas de grasa que protejan el cuerpo.

La ira y el sobrepeso

Guardar sentimientos de ira y rencor también puede provocar que el cuerpo responda a ella con un aumento de peso.

Pues en realidad, la cuando se acumula el enfado dentro la persona, suele tener que ver con el miedo a expresar los sentimientos. Tiene que ver, de nuevo, con la inseguridad.

A veces, parece más fácil estar enfadado que perdonar. Mantenerse rumiando enojos en lugar de hablar de ellos es una de las causas por las que el cuerpo reacciona aumentando de peso.

En qué consiste una dieta emocional

Dieta emocional

Trabajar las emociones

Las claves para llevar adelante una dieta emocional tienen que ver con contrarrestar esos sentimientos que generan angustia y sobrepeso.

Lo primero, entonces, es reforzar la confianza en ti mismo. Para ello, hay muchas cosas que puedes hacer.

Una excelente manera es cambiar expresiones negativas que usas contigo mismo por afirmaciones positivas. Por ejemplo, si siempre dices “nunca puedo terminar nada”, empieza a decirte, “si quiero, puedo terminar lo que sea”. El poder que tienen las frases afirmativas para mejorar cómo te ves a ti mismo es mucho mayor de lo que imaginas.

Lo segundo que tienes que hacer es intentar eliminar el enfado y el rencor de tu vida. También hay muchas maneras de hacerlo, pero la mejor es intentar dejar pasar los pensamientos negativos.

Es decir, cuando pienses en algo que te enfada mucho, trata de no detenerte en él. Recuerda que te daña. Mira ese pensamiento, toma conciencia de él y luego, descártalo. No es fácil, pero si no logras eliminarlo por completo, al menos deja de prestarle atención. Deja que fluya.

Cuando te cueste mucho, cambia el foco de tu atención y repite esta frase: “Estoy dispuesto a madurar y a construir con responsabilidad la vida que yo quiero”.

Otras cosas a tener en cuenta

Dieta emocional

Hay otras cosas que puedes tener en cuenta para hacer una dieta emocional.

  • Una buena idea es llevar un registro de las veces que tu “hambre” tiene que ver con las emociones. Cuando lo descubras, en lugar de comer, intenta primero atacar la emoción que te está llevando a la comida usando las técnicas anteriores. 

  • Otra cosa que puedes hacer es intentar aumentar los niveles de serotonina en tu cuerpo. Se trata de la hormona de la felicidad, y puedes hacerlo de muchas maneras: haciendo un ejercicio que te agrade, escuchando música o teniendo sexo con tu pareja. Estar más feliz es parte de una dieta emocional. 

  • Recuerda el consejo de la abuela: “no comas estando triste que te va a caer mal la comida”. Ese saber popular tiene mucho de cierto. Si estás angustiado, la comida no cambiará cómo te sientes. Al contrario: luego de comer te sentirás peor. 

  • Recuerda que saber manejar las emociones es una gran manera de bajar de peso. 


Otros

Entretenimiento

¿Por qué, según la ciencia, enojarte te hace subir de peso?

Conoce cómo es posible que el estrés o la vulnerabilidad psicológica reaccionen en tu cuerpo, generando una subida en el peso corporal.

Entretenimiento

Qué hacen las personas inteligentes cuando no son aceptadas

Nunca dejes que te hagan sentir mal

Salud

Así es como la ira afecta tu salud (y estos son los mejores modos de controla..

Enojarse en natural. Pero vivir con un constante sentimiento de ira afecta tu salud de estas formas.

share