Detergentes naturales

9.5K
Detergentes naturales
9.5K

Detergentes naturales

detergente-formula-hacerLos detergentes modernos suelen contener un alto contenido de agentes tensioactivos petroquímicos y fosfatos que perjudican la salud (incrementan el riesgo de sufrir eccema, alergias, etc.) además de tener un gran impacto en el medio ambiente al ser una fuente de contaminación de agua y suelos. Compartimos algunos modos de realizar detergentes naturales en casa:

 

Detergente con ceniza

La lejía o detergente de ceniza de madera se hace fácilmente utilizando los restos de madera quemada libre de tratamientos químicos. Las estufas y chimeneas proporcionan buena ceniza si no se queman en ellas restos procedentes de materiales diferentes a la madera y la celulosa. Cuanto mas dura la madera mejor la calidad de la ceniza y mejor sera nuestra lejía.

Ceniza-para-reciclar-en-abon-para-plasntas

Procedimiento para hacer la lejía

cenizaAunque esta lejía es más suave que la convencional hay gente que tiene cierta sensibilidad a la potasa y es importante utilizar guantes y gafas y evitar el contacto con la piel.

La ceniza se pasa por un tamiz para separar los trozos de carbón. Otra forma sería dejar que la ceniza se hunda y pasar un colador por el agua para recoger los restos de carbón. Mientras mas blanca y calcinada está la ceniza, mejor detergente obtendremos.

1.- Colocar la ceniza en agua caliente en un cubo con una proporción de 4 a 5 partes de agua. En verano usando un cubo de metal será suficiente con colocarlo al sol.

2.- Dejarlo cubierto con un paño o tapa de 24 a 48 horas, removiéndolo bien al menos una vez durante el tiempo de reposo.

3.- Decantar el liquido filtrándolo con un paño o una media de mujer (calza).

El líquido es resbaladizo al tacto, lo que indica su poder como detergente, la forma de saber si esta listo es con un patata o un huevo ponerlo en la mezcla si flota esta lista si se hunde se debe agregar mas ceniza y volver a repetir el proceso esto se hace ante de filtarlo.

Esta solución se utiliza como detergente líquido. La lejía de ceniza necesita ser diluida con agua caliente para su uso, similar a cualquier detergente líquido. Una lejía más fuerte puede ser preparada con una proporción de 1:3 de ceniza y agua. Se lleva a ebullición y después dejándolo reposar de 12 a 24 horas antes de decantar la solución clara del agua de lejía. El agua de lejía se embotella para guardarla, evitando confusiones al reutilizar botellas usadas (producto toxico por ingestión)

 

klz1307197302c 300x225 Lejía de ceniza, un detergente muy ecológico

Usos del detergente de ceniza:

Lava ropa y todos los utensilios que deban de estar higiénicos (coladores, paños etc) incluso en lavadoras automáticas.

Excelente para la limpieza de verduras frescas, legumbres, raíces etc. ... Tanto para quitar restos de productos químicos como para la limpieza de insectos y otros animales que se encuentran habitualmente así como las bacterias dañinas. Puede ser utilizado para toda la limpieza de la casa. Desde la cocina y la vajilla hasta la ropa y las estancias....

Limpieza en profundidad de utensilios y telas

Este método se puede utilizar para quitar los residuos químicos o tóxicos encontrados en fibras comerciales naturales, incluyendo el algodón, el lino, el bambú, el cáñamo etc. Éstos incluyen los compuestos indeseables que se pueden haber utilizado o formado durante el crecimiento, el proceso o almacenaje de las fibras naturales y los materiales o los utensilios.

  • La fibra natural o el utensilio se pone en una olla y es cubierta con una solución de ceniza de madera, se lleva a ebullición y se hierve a fuego lento por cerca de 2 minutos, revolviendo el material continuamente con una cuchara. Quita el material y aclara bien con agua fría.
  • La fibra natural o el utensilio se pone en una olla y es cubierta con una solución de 1/3 taza de vinagre no pasterizado por cada 4 tazas de agua. Se deja reposar a temperatura ambiente de 12 a 24 horas. Quita y aclara bien con agua caliente.

imagesCAD97GDT

Otras formas de hacer detergentes naturales propios:

Limpiadores multiuso:

Mezclar vinagre de malta destilado con bicarbonato de sodio, jugo de limón y aceite de lavanda.

Limpiador de cristales y quita manchas:

Utilizar vinagre blanco mezclado con agua: se mezcla ¼ de taza de vinagre en 1 litro de agua.

Para las hornillas de la cocina:

Se deja remojar en vinagre y luego se frota.

Para limpiar los pisos de madera:

Mezclar 1 cucharadita de cristales de sodio en 4 litros de agua. Enjuagar y dejar secar.

Madera no barnizada:

Lustrar con aceite de almendra, nuez u oliva o cera de abeja sin solvente de petróleo.

Maderas antiguas:

Aceite de linaza.

Desengrasar:

Vinagre blanco o jugo de limón.

Limpiador de horno:

Calentar el horno, humidificar las paredes y empolvar con bicarbonato de sodio o sal. Fregar y enjuagar.

Destapar una cañería:

Mezclar 1 taza de bicarbonato de sodio con 1 taza de vinagre. Dejar actuar 15mn. Enjuagar con agua hirviendo.

Desinfectar: En la mayoría de los casos basta utilizar agua caliente con jabón, pero se puede agregar un poco de bórax para aumentar la eficacia.

Para la bañera, lavamanos y mesada de la cocina:

Utilizar ¼ de taza de cloro mezclada en 4 a 5 litros de agua.

Para el wc:

Utilizar frecuentemente bicarbonato de sodio para quitar el sarro, dejar actuar 20mn y frotar. Evitar utilizar los desodorantes de baño que contienen un derivado de benceno.

Suavizante de ropa:

El vinagre blanco es un gran suavizante de ropa que permite además que los colores se mantengan vivos. Para lograr un aroma agradable, se puede hacer hervir en 1lt. de agua flores secas de lavanda. Se agrega al aclarado final.

Insecticida:

En la cocina. Un geranio o una planta de albahaca le ayudará, además de a limpiar la atmósfera, a acabar con los mosquitos y otros insectos.

Ambientador de casa:

Para darle a su casa un agradable aroma, se recomienda tener flores frescas en un jarrón. O bien tener un pot pourri o también utilizar la aromaterapia (el aceite no debe quemarse por más de 20mn ya que pasado ese tiempo el efecto es contrario al buscado).

Aceites estimulantes:

Albahaca, jazmín, menta, romero e Ylang-Ylang.

Aceites relajantes:

Melisa, limón, valeriana, sándalo, bergamota y lavanda.

Aceites que refuerzan el sistema nervioso:

Enebro, salvia, lavanda y manzanilla.

 

Fuentes:

www.ecohabitar.org

www.ecocosas.com

Comentarios