Desechos orgánicos

174
Desechos orgánicos
174

3 formas de usarlos luego de cocinar

1. Abono para tus plantas


Esta es quizás la forma más práctica y recomendada para utilizar desechos orgánicos, pues todos ellos (cáscaras de huevo, borra de café, semillas, la piel de las frutas, restos de vegetales, etc.) poseen múltiples nutrientes que benefician a tus plantas y que harán que crezcan más rápido y con mucha más vida.

2. Semillas para crear tu propio jardín

Si por el contrario, lo que quieres es diseñar un jardín artesanal con las frutas que más te gustan, entonces te sugerimos que guardes las semillas y huesos de las mismas. Son muchas las frutas que puedes sembrar a partir de la semilla o hueso que obtienes una vez que te las comes, por ejemplo:

  • Melocotones
  • Albaricoques
  • Peras
  • Manzanas
  • Ciruelas
  • Cerezas
  • Uvas
  • Sandías
  • Melones
  • Kiwis

3. Repelentes y aromatizadores naturales

Esta recomendación ya no es para tu jardín, sino para el interior de tu hogar, que muchas veces se ve afectado por mosquitos y otros insectos que pueden interrumpir la tranquilidad de toda la familia. Para solucionar esto, y así evitar utilizar aerosoles y químicos, puedes utilizar la piel de la naranja o del limón y colocarlas en ciertas partes de tu casa; estas actúan como repelentes naturales, aromatizan los espacios, y hasta pueden conformar un bonito arreglo decorativo si las colocas en un jarrón o bowl.

Fuente: www.nutricionpracticaysaludable.com 

Comentarios