Dermatitis atópica ¿qué nos pasa?

270
Dermatitis atópica ¿qué nos pasa?
270

Hace poco asistí a un taller sobre pieles atópicas y sus posibles soluciones. Mi hijo la padece desde que tiene un añito, y ya son 4 saltando de crema en crema. Y no solo se le pone la piel rojiza, sino que cuando le viene un “brote” le pica tanto que se clava las uñas para rascarse sin acabar de encontrar alivio, pero dejándole las piernas como si se hubiera peleado con cinco gatos.


Imaginaos tener que vigilar que sus uñas no estén demasiado largas, limárselas para que no le dañen cuando se rasque, y curando heridas que a veces no acaban de cicatrizar. Al principio, su pediatra decía que el brote podía deberse a una situación de estrés y que ya se le pasaría. Coincidía con que en ese tiempo su padre y yo nos estábamos separando, así que parece que tenía sentido…

Posteriormente (como seguíamos en las mismas) recomendaba el uso de cremas para pieles atópicas, pero sin recomendar ninguna en particular; y cuando la cosa iba a peor, recetaba corticoides, pero sin solución definitiva:

“Le quitará el síntoma, pero no la enfermedad… ¡Ah! y no más de 4 días, porque no es bueno para un niño tan pequeñito, pero que sepa usted que a la semana volverán a aparecer los síntomas, y ya veremos qué pasa- Me deja usted tranquilísima …”

Le visitó una médico naturópata que recomendó dejar de consumir lácteos, y es cierto que la cosa mejoró – Ojo, cada caso es un mundo, y si os encontráis en alguna situación pa recida, solicitad la ayuda de un/a profesional – Y luego me di cuenta de que mejoraba muchísimo más en verano; cuando llevaba menos ropa, se bañaba en el mar, y apenas le ponía cremas ¡porque no era necesario! En invierno, o mientras dura la temporada de pantalón largo, era terrible.

Por descarte, pareciera que habría que echar un ojo a los detergentes “hipoalergénicos” o “para pieles sensibles” y los ingredientes de sus “cremas especiales para bebés con pieles atópicas”que ya usaba, como el que podéis ver en la foto. Está claro ¿no?

Para salir de dudas, en este taller “Piel sensible y atópica: una solución es posible”, Anna del Passo (Responsable de información científica de Biocenter Distribución) nos explicó que tenemos que tener en cuenta:

- Los ingredientes de los cosméticos vienen etiquetados por orden de cantidad (o proporción) en el producto. Si compráis una crema convencional (que no sea cosmética natural certificada) “con Aloe Vera”, o aceite de argán, o “con ingredientes naturales”… ¿en qué posición de la etiqueta vienen reflejados? Espera, que el “agua” si que es un ingrediente natural y siempre va en primer lugar ;-D

- Nuestras marcas “de confianza”, también. Hoy es fácil encontrar multitud (no todos) de cosméticos sin parabenos porque la gente comienza a informarse, pero mientras no nos informemos del resto de ingredientes ¡ahí seguirán! Parece que poniendo “baby”, la foto de un bebé, o de unas flores de los Alpes Suizos en todo su esplendor, no tenemos de qué preocuparnos, pero mira ¡mira la etiqueta!

- ¿Prestamos atención a los detergentes, alimentos, y limpiadores de hogar que utilizamos?

- En los últimos 30 años han aumentado en España los casos de piel atópica en un 300%.

- El cuerpo humano es capaz de desintoxicarse “de golpe” durante el embarazo. Las toxinas van al feto, y a la leche materna, y esta puede ser la causa de que nuestros bebés nazcan con intolerancias o alergias.

- El 50% de los casos de picores en la piel se deben a los componentes presentes en el gel de ducha, sobre todo a la presencia elevada de agentes tensioactivos.

- La cosmética adecuada debe llevar aceites grasos esenciales, extractos vegetales ligeramente antisépticos, y aceites vegetales. El aloe vera, aceite de cáñamo y caléndula en consonancia, es una buena solución para el tratamiento de irritaciones cutáneas.

- Es importante, además, procurar consumir alimentos con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias como la remolacha y el amaranto rojo que pueden ser beneficiosas en casos de dermatitis.

- También incluir en la dieta ácidos grasos Omega 3. Las puedes encontrar en el salmón, sardinas, yema de huevo, semillas de lino, chía, espinacas, lechuga, col… Además, consumirla en el embarazo puede ayudar a que nuestro hijo no padezca dermatitis ;-)

- Bañar, duchar y enjabonar cada día nuestra piel, la hace desprotegerse de agentes adversos. Si lo hacemos a diario ¿no será mejor hacerlo con productos fiables?

¿Y qué hacemos?

Tengo que decir que en mi caso, imagino que como muchos padres y madres, me he pasado estos años en modo de ensayo-error, hasta que poco a poco, voy “dando en la tecla” ¿cómo?

1- Cambiando el gel que usaba para bañarle por lociones jabonosas y champús naturales certificados.

2- Bañándole con menos frecuencia, y procurar que esté unos 20 minutos en la bañera para que se hidrate bien (3-4 veces por semana). ¿Has probado las infusiones de avena para el baño? Atención al secado con toalla (100% algodón) ¡no frotes su piel!

3- Cambiando la forma de hidratar y cuidar su piel. Empecé con aloe vera puro, tal cual ¡directamente de la planta! Y si, al principio fenomenal, pero al cabo de un ratito, se seca y vuelve a picar. ¿Solución? mezclarlo con unas gotitas de aceite vegetal de caléndula, aceite de argán, o aceite del árbol baobab. Me recomendaron hacer la mezcla en un bote de cristal, y guardarlo en la nevera. Un litro de aloe vera 100% puro lo puedes encontrar por unos 15€, y los aceites entre 10 y 20€ dependiendo de la capacidad (ojo: solo vas a usar unas gotas en 250ml de Aloe). Visto así, puede parecer caro, pero si os digo que cada bote puede durarme entre 6 meses y un año, ya no es tan caro :-) Lo ideal es hidratar inmediatamente después del baño, y por la mañana cuando te/le cambies.

4- Si os da pereza hacer la mezcla, seguramente en tu tienda eco, o herbolario más cercano os darán instrucciones acerca de cómo prepararlos, si es que no lo tienen ya. ¡Y prueba el aceite de coco!. Cunde muchísimo y la relación calidad -precio es fantástica. 

5- Cambia de detergente: los detergentes convencionales dejan residuos en la ropa, e irritan mucho la piel. Procura que los tensioactivos sean de origen vegetal. 

6- Procura no usar ropa sintética. Apuesta por el algodón, y si te puedes permitir algodón orgánico sin tintes, mucho mejor.

7- Relájate y enseña a tus hijos a relajarse. Compréndete, compréndele, y quereos mucho.

8- Si vives en zona tropical, y puedes bañarte en el mar todo el año ¡es perfecto! pero si no, ¿se te había ocurrido comprar/recoger agua de mar, meterla en un pulverizador, y hacer “flus-flús” sobre la piel después del baño? ¿a que no? A mi si. Ya os hablaré también sobre el agua de mar , y como desapareció por arte de magia un eccema que me salió en un párpado, y que me estuvo molestando durante un año :-)

9- Usa productos de limpieza ecológicos. Me encantaría comenzar a encontrarlos en grandes superficies, pero si te pasas por tu herbolario o ecotienda más cercano, verás que hay mucha variedad, y suelen salir por unos 3-4€. Que si, que en el chino es más barato, pero envenenarse puede llegar a salir muy caro ;-)

10- Evitar los cambios bruscos de temperatura, y ambientes demasiado cálidos para evitar la sudoración. Atención a la calefacción en invierno: nunca superior a los 21ºC.

11- Si usas maquillaje, y tú o tu hij@ padece de dermatitis, cuida mucho qué te estás poniendo en la cara, y qué se está “comiendo a besos”. Hay poca cosmética libre de porquerías, pero la hay.

OJO: La causa de la dermatitis puede ser debido a una alergia o intolerancia alimentaria, ácaros, e incluso puede que haya pieles que reaccionen a algunos componentes vegetales, luego es fundamental tener el asesoramiento de un especialista en salud.

Seguro que hay cien mil consejos más a tener en cuenta, así que si tenéis algo más que aportar sobre el tema ¡adelante!

Fuente: www.lilimocca.com 



Comentarios