De la exigencia al amor

Compartir
De la exigencia al amor

La exigencia es un estado de consciencia interno que genera mucho estrés. Bien tome la forma de exigencia hacia uno mismo, hacia los demás, o de responder a las ajenas.


Esta carga de obligación y expectativas nos agota y consume una gran cantidad de recursos energéticos y emocionales. Desde la exigencia, a menudo entramos en una dinámica relacional donde hay mucho esfuerzo y control en nuestras relaciones. A veces soltar la exigencia nos cuesta porque es un estado al que estamos muy acostumbrados y sobre el que, pese a no ser saludable y agotarnos, hemos construido muchas dinámicas y conseguido muchos objetivos. 

Para soltar la exigencia el primer paso es empezar a ser conscientes realmente del coste que nos está suponiendo y que para cada persona puede ser diferente; por ejemplo, tensión e insatisfacción en nuestras relaciones personales o laborales, autohostigamiento e inflexibilidad, rigidez y amargura, cansancio y agotamiento, dureza, dificultad para ver el lado bueno de las cosas, para relajarnos o descansar...

​Una vez tomamos consciencia de este coste y estamos decididos a transformar este patrón, podemos empezar a observarnos con cariño en él. tenemos que entender que siempre hay una razón en nuestra biografía para lo que hacemos, aunque no seamos conscientes de ella. Y que, más que conocerla, necesitamos entender que ahora podemos buscar otros recursos y lugares internos para relacionarnos y empezar a entregar las expectativas y la rigidez sobre lo que debemos o deben los demás ser y hacer.

Cuando vamos entregando poco a poco pero constantemente nuestras expectativas, los "debería" o "deberían", el perfeccionismo, la necesidad de control o cualquier material emocional o mental que esté implicado para nosotros... podremos encontrarnos un día de pronto con los resultados: haciendo una misma actividad que antes, pero ahora por placer y no por obligación, relacionándonos fluidamente con alguien que "nos ponía de los nervios" o con paciencia, cariño y sentido del humor ante nuestras propias limitaciones y las ajenas.

Conectar con la energía del amor es una de las experiencias más sanadoras para la exigencia. Cuando nos situamos para hacer las cosas o para relacionarnos, desde nuestro corazón, se desplaza la intención de lo que hacemos del lugar de la expectativa, la obligación, el cumplir, el perfeccionismo... a un anhelo auténtico de ser y ofrecer lo mejor de nosotros mismos.
​Desde este estado de consciencia, nuestra realidad se vuelve más fluída y percibimos desde otro ángulo nuestras circunstancias y prioridades. Somos más flexibles con nuestras expectativas y metas y nos abrimos a nuevos caminos en nuestra forma de desarrollarnos relacional y profesionalmente. Empezamos a entender profundamente que no necesitamos tanto esfuerzo y control para hacer las cosas "bien" y dejamos de esperar eso mismo en los demás.

​En este estado de consciencia se produce un alivio automático del estrés y practicar este contacto con el corazón y esta entrega sincera a la energía del amor nos traerá una sanación profunda, una vida más relajada y unas relaciones más nutritivas y placenteras..
​​
Escrito por Candela Poó y Rebeca Mateo 
Facilitadoras de Método Holístico de Autoconsciencia y del Monográfico "De la exigencia al amor" dentro del ciclo de talleres "Sanando el estrés en profundidad". Más información https://www.candelapoo.com/monograacuteficos.html


Comentarios