De la Araucanía chilena al mundo: agua pura y responsable

4.8K
De la Araucanía chilena al mundo: agua pura y responsable
4.8K

El agua es indispensable para la vida y es uno de los bienes más preciados que tiene la humanidad. El 70% de la superficie del planeta es agua, pero solo un 3,5% del total se puede beber. El agua potable se encuentra en ríos, en acuíferos naturales subterráneos y fundamentalmente en forma de hielo, en los polos o en las cimas de las montañas.


El Sur de Chile es una de las reservas de agua más prístinas e importantes del mundo. Andes Mountain Water es una empresa creada en la región para llevar esta agua en estado natural al mundo. No está purificada, y no contiene minerales ni sodio. Está envasada tal cual sale de la fuente Santa Amalia, y no es sometida a ningún proceso químico, no se le agregan ni quitan componentes.

Andes Mountain Water es embotellada directamente en la zona de La Araucanía, región que ha sido muy poco tocada por la mano humana. Es un paraíso de inmensa belleza natural, poblado de volcanes, bosques milenarios, lagos, ríos, aguas termales, montañas y mucho más. Cuando se visita La Araucanía se siente la esencia y el espíritu de la naturaleza, y esta energía se transmite al agua.

Conociendo la pureza del agua de la región, que sus habitantes utilizaban de forma doméstica, una entusiasta familia tuvo el deseo de llevarla a las mesas de Chile y del mundo, con el mismo amor y dedicación.

“Cuándo era niño, la señora Amalia defendía y mantenía la pureza de nuestra hermosa región. Cuando ella murió decidimos llamar a la fuente de agua 'Santa Amalia', por todo el bien que ella hizo y el legado que dejó a nuestras familias”, cuenta Don Pancho, de 96 años, residente de la zona.

Agua pura - Andes Mountain Water

Producción conciente para la comunidad

El agua de Andes Mountain Water se fabrica con una misión que va más allá de satisfacer una necesidad: la de sumar y aportar de la mejor manera que se pueda a la comunidad, contribuyendo a crear un entorno y un futuro igual o mejor al que recibimos.

Por eso, más allá de su dedicación para mantener la pureza del agua, Andes Mountain Water fue certificada como empresa de tipo B, un nuevo tipo de compañía que utiliza su energía para resolver problemas sociales y medioambientales. De esta manera ha demostrando que reúne los estándares más altos de desempeño social, conciencia ambiental y transparencia.

Agua pura - Andes Mountain Water

Desde esta perspectiva, se preocupa por cuidar el ecosistema del que toma sus recursos y también de ayudar a quienes necesitan incentivos para su desarrollo personal. Para esto, apoya a colegios, auspicia equipos de fútbol de niños de la zona, y capacita a mujeres en artesanías, oficios y habilidades comerciales para que puedan crecer en su desarrollo personal.

También está ideando un proyecto con la Universidad Católica de Temuco para que los estudiantes de diseño industrial creen productos nuevos utilizando las botellas vacías como la principal materia prima.

Por este trabajo, en abril de 2015 Andes Mountain Water ganó el premio Best for Community por su constante aporte a la comunidad y alrededores.

Envasada en origen de forma responsable

Agua pura - laboratorio

El crecimiento de la población, de la contaminación y el avance del cambio climático son factores que reducen los recursos hídricos de La Tierra, por eso es fundamental tomar conciencia y comenzar a manipular el agua de manera responsable.

Como resultado de su elaboración responsable, esta agua es suave y de baja mineralidad; es prácticamente libre de sodio, siendo una de las aguas con más bajo contenido de este metal en el planeta, y tiene un PH balanceado (6,8). Todo esto la hace más saludable, amigable con la digestión y perfecta para combinar con otras bebidas o para uso durante la cocina.

Agua pura - laboratorio

Andes Mountain Water es un proyecto que busca reunir lo mejor de la naturaleza y lo mejor de su gente, para lograr un equilibrio responsable y capaz de cuidar el planeta, con el mismo amor que los primeros habitantes de la Araucanía, y los que llegaron luego, como Pancho y Amalia, que cuidaron la fuente desde los primeros días.

Fuente:
Comentarios