Cuidar un jardín te traerá cambios profundos, silenciosos y potentes

Compartir
Cuidar un jardín te traerá cambios profundos, silenciosos y potentes

"Cuando el ser humano posa sus ojos en la naturaleza, descubre la grandeza de ella"Cristina Mendiola

Está comprobado que cuidar un jardín, regarlo o simplemente contemplarlo, beneficia el desarrollo humano en distintos niveles.


El cuidado de la estética de un jardín incide en la auto realización de las personas. “Cuando una persona se siente auto realizada fluye amorosamente consigo misma y con los demás, por consecuencia bajan los niveles de inseguridad, de violencia y de agresión a las personas (…) a través del cuidado, la persona se conecta con un nivel de conciencia diferente, como si entrara a un estado de meditación activa, eso modifica nuestra oxigenación y tiene un impacto positivo en el vínculo consigo mismo y con los demás”.

La Sra. Cristina, directora de A Cielo Abierto, nos platicó que en la Universidad de Pensilvania se demostró que si una persona observa durante 10 minutos una masa de árboles densa, la presión arterial le baja, baja el índice de estrés, baja el número de accidentes, favorece el desarrollo de las personas y eleva la productividad, por ello se vuelve indispensable que empresas con ciertas características tengan jardines estéticos y funcionales.

Psicológicamente hablando, en el jardín se proyecta el individuo, cuando una persona lo limpia y lo mejora, también se va trabajando así misma, entonces el jardín favorece el trabajo del individuo a nivel personal de una manera silenciosa pero muy profunda y por lo tanto potente.

La jardinería impacta también a nivel multisensorial, amplifica la capacidad de todos los sentidos y favorece la conexión neurológica del cerebro a través de los olores, los colores y los sabores.

Estos cambios a nivel energético, físico y psicológico, inciden directamente en la confianza de las personas “cuando las personas se mueven vía vínculos de confianza distantes de los vínculos del miedo, las personas aumentan su productividad, sus relaciones personales y por ende su salud”.

Hay dos grandes tendencias en la construcción de jardines, una funcional y la otra estética. Los jardines funcionales son los que usamos para sembrar un huerto de plantas medicinales o árboles frutales, por ejemplo, que tiene un beneficio directo sobre el organismo, ya sea las plantas como medicina o como alimento.

En cuanto a la línea de jardines estéticos, están intrínsecamente relacionada con la contemplación, igual que el arte, lo puedes contemplar y eso te puede llevar a recrear y construir tu propio espíritu, “cuando una persona hace arte se eleva a su naturaleza primitiva, en lo personal a mí me gusta pensar los jardines, en el mismo nivel en el que se piensa el arte”. Cristina Aguilera.

Cuando el ser humano posa sus ojos en la naturaleza, descubre la grandeza de ella y de ahí nace la razón de querer cuidarla; para conservar, amplificar y expandir su propia existencia.

Por Caracol en Movimiento

A Cielo Abierto (León, Gto. Mx), empresa dedicada al diseño, construcción y mantenimiento de jardines
Comentarios