Cuidar el planeta empieza por casa

Compartir
Cuidar el planeta empieza por casa

El medio ambiente, la naturaleza, el planeta, como quieras llamarlo es patrimonio de todos, por esta razón es importante cuidarlo y como sabemos todo empieza por casa.

Aquí te proponemos unas simples medidas para cambiar tus hábitos, ahorrar recursos y cuidar a la madre tierra. 

  1. Comprar sólo lo necesario y no dejarse influir por modas o publicidades agresivas.

  2. Utilizar productos reutilizables: servilletas y pañuelos de tela, vajilla de cristal o cerámica, etc.

  3. Utilizar productos reciclados y reciclables. Se ahorra agua y otros recursos y disminuye la contaminación. Para fabricar una tonelada de papel virgen se necesitan 115.000 litros de agua; en el caso del papel reciclado 16.000 litros, es decir, un 89% menos.

  4. Antes de tirar cualquier objeto piensa si se puede aprovechar. Los juguetes, ropa usada o los libros pueden ser de utilidad a personas necesitadas.

  5. Separar los residuos en casa para facilitar el reciclaje ( siempre limpios y secos)  y utilizar los puntos limpios de tu municipio para depositar aceites, baterías de coche, fluorescentes, restos de pinturas, radiografías, residuos informáticos, etc.

  6. Consumir frutas y verduras de temporada, producidas de manera ecológica y local. Así se evita el fomento de producciones horto-frutículas intensivas que demandan grandes cantidades de agua y utilizan fertilizantes y pesticidas que contaminan el agua.

  7. No descongelar los alimentos bajo el grifo. Es mucho más ecológico sacarlos del congelador el día anterior y colocarlos en la nevera.

  8. Elegir productos de limpieza sin cloro y evitar detergentes con fosfatos y tensoactivos químicos. Recordá que todo lo que se va por el lavabo no desaparece!! ..va a parar al cuerpo de agua más cercano y casi siempre sin tratamiento previo.

  9. Utilizar bombillas ecológicas: las bombillas fluorescentes compactas consumen sólo el 20% de energía que las tradicionales y duran ocho veces más.

  10. Apagar las luces y los electrodomésticos cuando no se usen. Recuerda que tener los aparatos en stand by (con el piloto rojo encendido) también consume energía.

  11. Reducir el consumo de pilas. Además de contener sustancias tóxicas son poco eficientes y derrochan energía.

  12. Cerrar los grifos cuando no se necesite el agua y controlar que no haya en la casa ningún grifo que gotee. Una gota por segundo supone 30 litros de agua al día.

  13. La ducha, mejor que el baño. En un baño se pueden gastar 100 litros de agua; cuando nos duchamos usamos solo unos 30 litros de agua.

  14. No tirar por los desagües nada que no sea agua. Los restos orgánicos, como los aceites y otros residuos, contaminan nuestros ríos y dificultan el trabajo de las depuradoras.

  15. Si laváis el coche en casa, hazlo con un balde y no con la manguera. Lavar el coche con un balde de agua consume 60 litros de agua, frente a los 500 que supone lavarlo con manguera.


Comentarios