Cuando la cirugía estética cambia la vida de los más pequeños

Compartir
Cuando la cirugía estética cambia la vida de los más pequeños

Bruno, el pequeño que se sometió a una operación de cirugía estética para cambiar su vida

Estamos acostumbrados a asociar la cirugía estética (también llamada cirugía plástica) con una práctica extendida entre las personas con un alto poder adquisitivo que, por su afán de alcanzar la perfección, invierten miles y miles de dólares/euros en operaciones costosas. Sin embargo, la cirugía estética va mucho más allá de operaciones de aumento de pecho, rinoplastias o correcciones de las bolsas de los ojos: con la cirugía plástica, muchos menores consiguen llegar una vida normal. Como la tuya.


Y es que no todos tenemos la suerte de nacer (con nuestros más y nuestros menos) sin pasar desapercibidos desde el punto de vista estético. Es por ejemplo el caso de Bruno, que tuvo la mala suerte de nacer con la boca y los labios pegados a su nariz (labio leporino). Una malformación que, a pesar de no tener consecuencias funcionales, sí alejaba al pequeño del resto de los mortales. Con tan solo 6 meses se sometió a una operación de cirugía estética y, gracias a ella, según indica Marina, su madre, ha conseguido que no sea visto como un bicho raro, sino que, a lo sumo, cuando le ven, le pregunten por el golpe o accidente que tuvo que le dejó la nariz con una pequeña cicatriz.

Y, como Bruno, miles de neonatos y jóvenes, cada año, pasan por el quirófano para someterse a intervenciones de cirugía estética que ayudan a su integración social porque, según nos recuerda Beatriz González, coordinadora de Cirugía Plástica y Estética del Hospital Niño Jesús, la integración social también es salud para el paciente.


Fuentes de información:

http://www.drmallent.com/
http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/cirugia_estetica-ayudar-ninos_2_2271705114.html
http://www.doctormayo.es/







Quirófano en plena operación de cirugía.
Comentarios