¿Cuál es la diferencia entre acoso, abuso y agresión sexual?

Compartir
¿Cuál es la diferencia entre acoso, abuso y agresión sexual?

La lamentable decisión del caso “La Manada”, hace notar que hay una delgada línea que diferencia acoso, abuso y agresión sexual, convirtiéndose esta diferencia en el argumento de algunos para liberarse de cargos legales. ¿Qué significa cada uno de los términos?


[También te puede interesar: ¿Por qué Kristen Stewart decidió ir descalza por la alfombra roja?]  

Se conoce como La Manada a  los hechos relacionados con un caso de abuso sexual ocurridos en Pamplona (España), el 7 de julio de 2016, durante las fiestas de San Fermín. Un grupo de cinco hombres abusaron sexualmente de una joven de 18 años. La víctima los denunció por violación.

El caso fue objeto de una gran cobertura mediática por existir grabaciones en vídeo hechas por los hombres, las cuales compartieron con sus amistades.​

Los autores, entre los que se encontraban un miembro de la Guardia Civil y otro del Ejército español, fueron detenidos y juzgados.
La sentencia del juicio en primera instancia se dio a conocer en abril de 2018 y en ella desestimó la acusación de violación, al rebajar los hechos a abuso sexual.

La Fiscalía pidió 22 años de prisión, sin embargo, la Audiencia Provincial de Navarra condenó a los cinco acusados a nueve años de cárcel por abuso sexual continuado.


Un grupo de cinco hombres abusaron sexualmente de una joven de 18 años

¿Cuál es la diferencia?

De acuerdo al Código Penal español, el delito de acoso sexual consiste en la presencia de requerimientos por lenguaje verbal, no verbal o escrito para relaciones sexuales con una persona que las está rechazando. La víctima puede ser tanto mayor como menor de edad y el delito puede darse de forma puntual o continuada en el tiempo. La condición es que tenga lugar en el ámbito de las relaciones laborales, en la prestación de servicios o en el ámbito de la docencia.

En cambio, el delito de abuso sexual se trata de acceder al cuerpo de otra persona sin consentimiento y sin violencia física. Es lo que ocurre sobre los menores de edad, que no pueden prestar por ello ese consentimiento; con las personas con algún tipo de incapacidad y con aquellas que están bebidas o drogadas y que por tanto, no están en condiciones de autorizar esa actividad sexual.

Por otra parte, en la agresión sexual se trata de acceder al cuerpo de la otra persona para una actividad explícitamente sexual, sin consentimiento y mediante la violencia.

Aclarado esto, se entiende que el delito de abuso debería considerarse igual de grave que el de agresión, ya que la ausencia de violencia física se da simplemente porque se trata de una víctima tan vulnerable (como un niño o un inconsciente) que no es necesaria la fuerza para agredirla. Pero los jueces no lo decidieron de esa manera en este caso.

Según el Ministerio del Interior de España, se registraron 10.844 delitos contra la libertad sexual en 2016

Agresión en cifras

Según el Ministerio del Interior de España, se registraron 10.844 delitos contra la libertad sexual en 2016, mil más que un año antes y una media de casi treinta al día. De ellos, 1.249 fueron agresiones sexuales con penetración, es decir, una violación cada ocho horas. Esta cifra es solo en base a los que fueron denunciados.  

Con la consigna de “Hermana, yo sí te creo”, la decisión tomada en el caso de La Manada ha causado cientos de movilizaciones en España. Incluso, asociaciones como las Naciones Unidas se han manifestado en contra. La coordinadora ejecutiva de ONU Mujeres, Purna Sen, asegura que sentencias como la dictada en España en este caso "subestiman la gravedad" de la violación y suponen un incumplimiento de las "obligaciones claras" que existen para que se respeten los derechos de las mujeres. “Las mujeres tienen que recibir justicia”, señaló en un comunicado.

¿Crees que la sentencia ha sido justa?

Fuentes:
ONU
Etiquetas: La Manada, abuso, españa
Comentarios