Creyeron que tenía cáncer, pero era algo que sorprendió mucho más a los médicos

Compartir
Creyeron que tenía cáncer, pero era algo que sorprendió mucho más a los médicos

Una joven fue al médico por unos bultos axilares, ciertas características indicaban que sería cáncer. Sin embargo, las pruebas arrojaron otros resultados: la tinta de un tatuaje antiguo había drenado por su cuerpo dando lugar a una rara formación.


[También te puede interesar: Este joven se hizo un tatuaje igual al de su perro y la polémica se desató al saberse el significado]


Luego de la extracción, las pruebas indicaban que era tinta de tatuaje

El pasado mes de octubre, un raro caso de bultos axilares fue documentado por Annals of Internal Medicine. Los síntomas los presentó una joven de 30 años.

Generalmente, los tatuajes no ocasionan daños mayores, solo se asocian con complicaciones agudas, como dolor, infección e hipersensibilidad. Pero también se producen reacciones retardadas, incluida la linfadenopatía regional que puede enmascararse como una enfermedad maligna.

Pero en este raro caso, se desencadenó una linfadenopatía inducida por un pigmento del tatuaje que simula las características clínicas y radiológicas del linfoma. Los médicos lo confundieron con cáncer, pero era una rara acumulación de tinta drenada a los ganglios. 

El caso

En Australia, una mujer de 30 años de edad fue a la clínica y reportó un historial de 2 semanas de bultos axilares bilaterales. No tenía fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso o síntomas pulmonares.

Tenía antecedentes de dolores de cabeza y anteriormente había tenido cirugía de aumento de senos a los 19 años. Su único medicamento era una píldora anticonceptiva oral. Era no fumadora sin antecedentes familiares relevantes.

En el examen, se sintieron numerosos ganglios gomosos sin ataduras de hasta 1.5 cm de diámetro en ambas axilas, sin otra linfadenopatía palpable.

También tenía un gran tatuaje de tinta negra que había estado presente durante 15 años cubría su espalda, y otro tatuaje de tinta negra en su hombro izquierdo tenía 2,5 años.

Lo que realmente era

Los médicos creyeron que era cáncer desde un principio, por eso se llevaron una gran sorpresa cuando extrajeron el "tumor" y se trataba de una formación negra, llena te tinta.

"Concluimos que el diagnóstico fue linfadenitis granulomatosa, que probablemente fue una reacción de hipersensibilidad al pigmento del tatuaje", aclararon los médicos.

Según reportes médicos, la joven se recupera positivamente de la operación.

Fuentes:
Etiquetas: Linfoma, cáncer, tatuaje
Comentarios