Coyhaique (Chile): la ciudad más contaminada de América según OMS

PH: Diario El Divisadero

En la región de Aysén al sur de Chile, se encuentra la ciudad capital de Coyhaique, es la urbe más contaminada de Latinoamérica. La metrópoli recibió tal título debido a los elevados niveles de partículas finas en suspensión en el aire. Sin embargo, la pregunta que inevitablemente llega a la mente del lector astuto es ¿cómo puede ser que en una ciudad idílica al sur de la Patagonia, donde la población ronda los 63.000 habitantes, pueda ser la más contaminada? Ciudades como Buenos Aires, Santiago, Bogotá, Ciudad de México serían más elocuentes para encabezar el ranking, no obstante, el caso es otro. En la ciudad de Coyhaique no hay calefacción natural, por tal motivo los habitantes de la ciudad deben recurrir al uso de madera húmeda para calentar sus hogares en los inviernos patagónicos.

Frida Piper es bióloga especializada en ecofisiología vegetal, su área geográfica de investigación es la región de Aysén. En este marco señala que “la leña es el principal combustible para calefacción en ésta, una de las regiones más frías del país. Un problema asociado al uso excesivo de la leña (además de la degradación del bosque por extracción sin planes de manejo) es la contaminación”.

Quid de la cuestión

Dada la situación actual de profundos cambios ambientales, la Dra. Piper analiza la región austral para responder a los interrogantes sobre cómo prevenir estas situaciones en pos de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos: “las problemáticas derivadas del cambio climático global son difíciles de solucionar, porque si bien los países en desarrollo viven las consecuencias del cambio climático (ejemplos: sequías,  aumento de temperaturas, plagas, incendios) con similar intensidad y frecuencia que los países desarrollados, son los segundos los principales responsables del mismo”. Como señala la Dra. Piper, es de conocimiento público que los países más desarrollados como China y Estados Unidos sean aquellos que debido a la producción industrial en sus países, produzcan una mayor liberación de dióxido de carbono al ambiente que generen un efecto invernadero, es decir, un aumento en la temperatura global con consecuencias catastróficas para la vida en la Tierra.

En el contexto regional, la Región de Aysén constituye la reserva forestal más importante del país ya que el 41% de su superficie se encuentra ocupada por bosque nativo. Las problemáticas que acontecen en el área son: la extracción ilegal de leña, la introducción de ganado y especies de plantas invasoras. Ante este panorama, la responsabilidad del Estado es fundamental para apalear con las dificultades  planteadas. Al respecto la Dra. Piper reflexiona “Los gobiernos y las instituciones estatales correspondientes (Ministerio del Medio Ambiente) conocen perfectamente el estado de degradación del bosque y las causas de ello, pero bien por elevados costos políticos o elevados costos económicos, el Estado no toma las decisiones necesarias para detener estos problemas. Por ejemplo, se sabe que la forma de calefacción a leña promueve la extracción ilegal de ella, pues la leña que proviene de planes de manejo aprobados por la Corporación Nacional Forestal es mucho más cara. Sin embargo, la fiscalización de transporte de leña en las carreteras chilenas se hace hasta las 18.00 hs (horario de oficina). ¿Resultado? Todos los vendedores ilegales de leña la transportan después de esa hora. El 90% de la leña utilizada en Chile para calefacción no proviene de planes de manejos, sino de extracción no regulada. El Estado también está en conocimiento de que una solución tanto para el bosque como para la salud humana sería subsidiar otro medio de calefacción (gas, electricidad) o invertir en energías alternativas (eólica, geotérmica), pero ambos requieren elevados costos que aparentemente el país no puede afrontar”. 


Asimismo, la Dra. Piper manifiesta que hay diversos intereses involucrados y responsables de la contaminación en Aysén. Cada verano las noticias que llegan al país desde el lado chileno son las mismas: incendios forestales en los bosques patagónicos. El tema de debate no es si los incendios fueron intencionales o no, hay que ir más allá. Las plantaciones de árboles que se incendian son en general de especies invasoras: pino y eucalipto, tipos de árboles altamente inflamables: “aunque los gobiernos de turno saben que la causa de los grandes incendios que afectan al país cada verano son las plantaciones masivas de pino y eucalipto, ningún gobierno se decide a impedirles a estas empresas las plantaciones masivas (especies que son inflamables)” –exclama Piper-. Más aún, señala que “la reacción estatal frente a los incendios fue subsidiar a las empresas forestales para que rápidamente vuelvan a plantar las mismas especies”.

¿Soluciones?

En primer lugar los gobiernos nacionales deberían brindar el apoyo económico necesario a sus respectivos países para desarrollar lo que Piper denomina “economías que agregan valor”, este modelo sienta sus bases en la biodiversidad que ofrecen los productos naturales. Sin embargo, la economía que predomina en esta región del globo está basada en “economías extractivas de recursos naturales” según expresa la Dra. Piper. En este sentido, ilustra: “Los científicos podemos investigar, descubrir, y explicar ese “valor” para que los sectores económicos lo aprovechen. Ejemplos: producción de cervezas locales con agua de la Patagonia (sin cloro, sin contaminación de nitrógeno a través de lluvia ácida), producción de mermeladas orgánicas de berries nativos”. El salto debe darse para mejorar la calidad de vida de las poblaciones actuales, y las generaciones futuras. Ya que sin un manejo sustentable y sobre todo, responsable de los recursos, la biodiversidad acabaría por perderse, destruyendo así la gran variedad de plantas y animales que habitan los ambientes naturales.

Proyectos a futuro

Son las investigaciones científicas financiadas con grandes fondos por parte de los gobiernos, aquellas que darán respuestas y soluciones a los eventos catastróficos sobre el cambio climático.
Los futuros proyectos de Frida Piper son “el descubrimiento de la dinámica estacional de almacenamiento de reservas de reservas de carbono en árboles del sur de Sudamérica”, asimismo explica: “en el contexto de cambio climático se ha vuelto muy relevante entender la dinámica del almacenamiento y su significancia ecológica.”







Etiquetas: