Consumo colaborativo: una forma diferente de relacionarnos

58
Consumo colaborativo: una forma diferente de relacionarnos
58

Consumo colaborativo: una forma diferente de relacionarnos

CC

En la actualidad ya es un hecho que las sociedades de consumo no son sostenibles en el largo plazo, ya que no hay suficientes recursos en la tierra para mantener los ritmos de consumo y crecimiento actuales. En este sentido, cambiar los modelos tradicionales por modelos de consumo sostenible es importante para reducir la presión sobre los recursos del planeta, y también en relación a encontrar un equilibrio personal.

 

Hoy en día podemos encontrar novedosas formas de consumo que están surgiendo especialmente en Internet. A una de ellas se la conoce como “consumo colaborativo”, donde los participantes comparten el acceso a los productos o servicios, en lugar de tener la propiedad individual del mismo (Botsman , Rachel y Rogers, Roo, 2010).

 

Hay plataformas virtuales de consumo colaborativo que funcionan como espacios para compartir diferentes tipos de productos entre personas en una ciudad en particular. Una agujereadora de paredes por ejemplo, es un bien que se utiliza en muy pocos momentos de la vida y por poco tiempo. De hecho, según cálculos realizados por Rachel Botsman, es utilizada en toda la vida durante solo 12-13 minutos. El resto de tiempo, permanece guardada. En contraste, si la compartimos quizá puede servir a miles de personas y como resultado, menos agujereadoras necesitarán ser compradas, sustituyendo la propiedad individual por la accesibilidad.

 

Resulta atrayente elegir un caso de plataforma virtual de consumo colaborativo para ejemplificar la idea a la que nos referimos. Tomemos el sitio llamado Couchsurfing para ilustrar cómo este modelo puede cambiar los patrones de consumo tradicionales.

Couchsurfing es un mercado peer to peer (P2P) o red de iguales que junta personas que están buscando un lugar para hospedarse (surfer) con personas que ofrecen un lugar (couch=sofa) para quedarse (anfitrión). El intercambio es libre de cargos, ya que ni el sitio web ni el anfitrión cobran por él.

 

Si pensamos en la cantidad de recursos desperdiciados en un hotel, como por ejemplo toda la comida que debe ser desperdiciada en los bufets, mantener luces encendidas aunque haya solo una habitación ocupada, o utilizar agua en la piscina cuando no se utiliza por temporadas completas, resulta claro que prescindir de esa infraestructura es una gran noticia para la tierra. Teniendo en cuenta que Couchsurfing reemplaza la utilización de hoteles, y aprovecha la infraestructura ya presente, como son las casas o departamentos de personas particulares, podemos decir que esta forma de consumo es más amable con el planeta y nos permite conocernos más en intimidad.

 

El consumo colaborativo se encuentra en pleno crecimiento y está generando negocios millonarios y conexiones significativas entre individuos. A través de una alteración en las relaciones de intercambio, se modifica nuestra relación con los elementos presentes en la tierra y las formas de relacionarnos.

 

Sitios relacionados:

www.couchsurfing.org

 

www.telodoy.net

 

www.airbnb.com

 

www.grooveshark.com

 

www.sincropool.com

 

http://my.freecycle.org/

 

www.consumocolaborativo.com

 

Comentarios