Con un pequeño gesto, este jóven logró un gran cambio para su ciudad

11.1K
Con un pequeño gesto, este jóven logró un gran cambio para su ciudad
11.1K

Muchas veces, no necesitamos mucho para realizar un pequeño cambio que pueda mejorar la vida de nuestros vecinos, y replicarse también en otros sitios para lograr un cambio mucho mayor. La cuestión es solo animarse a salir de la queja y tomar las riendas de nuestras propias posibilidades de transformar el mundo en el lugar que deseamos.


Diego Crescimbeni es un joven argentino que vive en uno de los barrios de la provincia de Buenos Aires cercanos a la capital. Y en su día a día encontró que algo tan sencillo como las paradas de autobús de una línea ("59") no estaban bien indicadas, lo que complicaba especialmente a las personas mayores que no podían trasladarse con facilidad de un lugar a otro, pero también a los trabajadores que aunque detenían el autobús éste continuaba con su recorrido y ellos llegaban tarde. 



Colectivo 59

"¿Qué podría hacer un diseñador con esto?", pensó, y así decidió ponerse en acción. Creatividad y "amor a las cosas lindas" se sumaron en un diseño que sigue la estética del famoso fileteado porteño. Diego ideó pegatinas para colocar en los sitios donde las paradas de autobús no estuvieran indicadas de manera visible. 

“Me di cuenta de que había paradas ausentes o en muy mal estado. Entonces decidí hacer esto por amor al bondi, a los que usamos bondi y por amor al diseño”, señala Diego. 

Colectivo 59
Ph Patricia Bryant

El efecto rápidamente se contagió: al darse a conocer su historia, lo contactaron personas como una diseñadora que también quería sumarse a su proyecto, o un programador dispuesto a colaborar con una aplicación para geolocalizar las paradas. Incluso una madre y su hija lo acompañaron durante un día colocando las pegatinas.

Colectivo 59

El proyecto, que llamó Pal fondo que hay lugar, haciendo referencia a una frase muy dicha por los conductores de autobús cuando éstos llevan muchos pasajeros, implicó no solo el diseño sino también el desarrollo de un revelamiento de la zona. Recorrió su barrio en cada parada y luego de identificar las señalizaciones faltantes, pegó sus diseños.

Con esta iniciativa, Diego resignifica la frase "Pal fondo que hay lugar", haciendo referencia a que  “para hacer cosas lindas, hay tiempo y espacio siempre".

Conoce más sobre este diseño solidario en el siguiente video: 

Fuentes:
Comentarios