Cómo Utilizar El Bicarbonato Para El Mal Aliento

Compartir
Cómo Utilizar El Bicarbonato Para El Mal Aliento

Cuando sufres de halitosis es usual que te sientas cohibido cuando algún amigo o familiar se te acerca para conversar, sin embargo, debes saber que contar con un aliado de la cocina te posibilitará hacer uso del bicarbonato para el mal aliento.

Bicarbonato para el mal aliento


Este producto tan común en tu cocina puede obrar maravillas en tu zona bucal para hacer desaparecer este problema. Puedes utilizarlo para:

     
  • Cepillarte los dientes

  •  
  • Reducir la acidez de tu boca

  •  
  • Evitar la proliferación de las bacterias en tu lengua

  •  
  • Realizar gargarismos


Para esta última opción lo que debes hacer es disolver el producto en agua caliente, esto eliminará esas bacterias que provocan el mal olor.

En cuanto a la reducción de la acidez, dificulta la reproducción de las bacterias y, en consecuencia, que se acumulen en tu boca, de modo que cepillarte con este producto constituye una sana y efectiva solución para eliminar este problema.

Respecto al gargarismo, tienes varias opciones para combatir la garganta irritada, elemento también conducente a mal olor:

     
  • Agua salina


Disolver una cucharada de sal en un vaso de agua tibia y realizar gárgaras por unos segundos contribuye a disminuir el dolor de la garganta. AL repetirlo cada hora hasta que llegue el momento de irte a dormir o que se elimine el dolor te ayudará complementariamente a remover otras sustancias que hayan podido fijarse en tu garganta.

     
  • Bicarbonato de sodio


En este caso mezcla dos cucharadas de este producto en una taza de agua y realiza el gargarismo como se indicó anteriormente. Al actuar como neutralizador de ácido, da paso a que en tu boca se impide la presencia de hongos u otros organismos responsables del mal olor. Puede repetirse cada hora, evitando tragar la solución por loe efectos contrarios que provoca en el estómago.

     
  • Combinación de agua salina y bicarbonato de sodio


Al igual que cuando los usas independientemente, combinar estos dos elementos también es efectivo para el dolor de tu garganta y mal olor, pero dadas sus propias características y formas de actuar, lo más recomendable es que te decidas por uno solo de ellos, usualmente aquel que percibas te produce un mejor efecto.

     
  • Agua oxigenada


Esta opción es ideal cuando sufres infecciones respiratorias, que al ubicarse en el tracto respiratorio superior son causantes de mal olor. Para solucionarlo, lava tus dientes con agua oxigenada, evitando tragarla.

Otras recomendaciones que también te pueden ayudar


Si estás seguro de que el problema se debe al consumo de determinados alimentos o a una mala higiene bucal, sigue los siguientes pasos para remediarlo:

     
  • Cepillar bien los dientes y utilizar el hilo dental


De esta manera podrás combatir la placa, un elemento pegajoso que suele formarse en la superficie de tus dientes, así como eliminar restos de las comidas ingeridas. El cepillado debe hacerse mínimo dos veces al día y el hilo una vez, verás que pronto tus problemas comienzan a desaparecer.

     
  • Enjuaga la boca


Utilizar enjuague bucal aportará un aliento fresco en tanto elimina bacterias de tu boca. Su uso es posterior al relacionado con el hilo bucal. Después de comer acostúmbrate a enjuagarte la boca con agua, para combatir residuos de tus alimentos. Es una buena alternativa complementaria al bicarbonato para el mal aliento.

     
  • Raspa la lengua


No basta cepillar tus dientes, debes hacer lo propio con la superficie de tu lengua, sitio donde muchas personas desconocen que se acumula gran cantidad de bacterias.

Para ello existen cepillos en cuya parte posterior hay un raspador, que se consigue individualmente, en cuyo defecto puedes usar el cepillo normal o una cuchara que dedicarás sólo para este fin.

     
  • Evita alimentos que produzcan mal olor en tu boca


Existen cinco alimentos causantes de este tipo de problema, ellos son la cebolla, los ajos, el atún enlatado, los productos lácteos y el rábano picante, a causa de que las sustancias que los componen responsables de mal olor llegan a los pulmones a través del torrente sanguíneo.

Intenta disminuir su consumo habitual por unos días para que detectes si con ello disminuye el problema, pero si no puedes evitarlos, mantén cerca de ti mentas o lleva contigo un spray bucal que puedas aplicarte después de comer para evitar este tipo de contratiempos.

     
  • Toma mayor cantidad de agua


Esta acción tan sencilla y tantas veces olvidad posibilita enjuagar tu agua mientras te hidrata, evitando la resequedad en tu boca que también puede producir este mal olor.

Básicamente esta situación sólo requiere un poco más de cuidado de tu parte en lo concerniente a la higiene y cuidado que debes tener con esta zona de tu cuerpo. Prueba alguna de las sugerencias expuestas y determina cuál te produce mejor resultado para que siempre la tengas a mano como alternativa ante el bicarbonato para el mal aliento.

Puedes consultar más información para eliminar el mal aliento o halitosis en http://conalientofresco.com

Comentarios