Cómo usar la psicología del color para darle personalidad a tu casa

Compartir
Cómo usar la psicología del color para darle personalidad a tu casa

Un hogar es más que una cama. Cuando llegas a un nuevo lugar haces lo posible por hacerlo tuyo, pero se necesita más que unas cuantas fotografías, un librero y una cama. La arquitectura del lugar debe ser congruente con los colores, pero sobre todo con tu personalidad. Es el color de las paredes y las habitaciones que puede hablar mucho sobre ti.  


color

 La psicología del color muchas veces se ve como algo fácil –azul es melancolía y el rojo es pasión- pero en verdad hay que tener precisión para expresar a través de ciertas paletas de colores.

No creas que si alguna habitación en tu casa es azul implica depresión, porque aplicado de forma correcta puede significar algo mucho más íntimo e incluso ser feliz.  A continuación te explicaremos qué significa cada color y cómo aplicarlos para darle a cualquier habitación la personalidad que te gustaría.

¿Qué harás en cada habitación?

Primero debemos recordar que cada habitación tiene un propósito. Por ejemplo el cuarto, ahí es dónde uno se relaja, descansa y duerme. Esa es su función principal, por lo que tener una televisión ahí realmente puede afectar tu ciclo de sueño, pero de igual manera, el color es importante para ayudarte a relajarte. Azul, verde o colores lavanda pueden ser una gran opción y mientras más oscuros sean, mayor es el efecto.  

El rojo no se recomienda para esos cuartos, pues se cree que aumenta la presión sanguínea y cardiaca. Es mejor ocupar esto para la cocina, aunque también existe la conexión entre el rojo y el hambre, por lo que no sería la mejor opción si sigues alguna dieta.  

cocina

Une los colores a tus recuerdos

El color de la cocina es importante porque en la cultura latinoamericana, ese espacio tiene un gran impacto sobre nosotros por ser el espacio en el que muchas veces las familias se reúnen a preparar la comida o cena. Si tu infancia fue así y además la recuerdas con anhelo, podrías intentar pintarla del color que tenía la cocina de tu infancia y verás que es una de las mejores decisiones que puedes tomar.  

tina

Aprende a combinar

Combinar colores es una gran forma de hacer tu casa un lugar más cómodo. Mientras una pared de tu sala puede ser café, la otra puede ser un poco verde y darle más vida al lugar. Es aquí donde los tonos claros pueden ayudar a que el lugar se vea más grande de lo que en verdad es.  

Incluso puedes usar distintos tonos del mismo color en interiores y exteriores para dar una sensación de que trasciendes un lugar a otro y realmente hacer ese lugar tu hogar. Por otra parte, un lugar privado y asociado a la limpieza es el baño, por lo que el blanco siempre ha sido una buena idea, sin embargo si tu casa tiene una tina o utilizas ese espacio como lugar para relajarte, el turquesa o el verde claro pueden ser la mejor opción.  

Lo más importante es que el ambiente sea el que mejor funcione para ti. Si el color negro es el que te trae buenos recuerdos (aunque no sea recomendable) tal vez es el que mejor puede ir en una de tus paredes.    

Fuentes:
Etiquetas: color, hogar, psicología
Comentarios