¿Cómo saber si tu relación de pareja es sana o tóxica? Estos comportamientos pueden ser clave

Las relaciones nunca son fáciles. Nadie que haya experimentado el amor verdadero puede decir que es un sueño hecho realidad, que es un camino hecho de rosas en el que sólo hay sonrisas y nunca se pone el sol. La realidad es que siempre habrá malos momentos, el punto es entender que las buenas cosas siempre deben pesar más que las malas.  

 Si piensas en tu relación y ves más momentos malos que buenos, o si sigues esperando que las cosas cambien para bien, tal vez estás en una relación tóxica. Muchas veces es difícil darse cuenta que estás ahí, porque ver el problema desde adentro es más difícil que ver a otra pareja y entenderlo, sin embargo siempre hay muchas señales que te pueden ayudar a cambiar las cosas.  

Das todo y no recibes nada

Una relación siempre debe ser de dos, no hay forma de que las cosas funcionen para ambos si una persona siempre está dándolo todo por los dos mientras que la otra sólo es pasiva ante la situación. Si los viajes no los planifican entre ambos, si las decisiones sólo las toma uno de los dos o simplemente si sientes que haces todo para que las cosas funcionen y tu pareja ni siquiera lo nota, es momento que salgas de ahí.   

No hay confianza

Los celos no son buenos, pero es difícil ignorarlos por completo, son parte natural de las relaciones modernas. Por otro lado, hay casos en los que parece ser común en una relación, tanto que hay quienes se justifican diciendo que es una forma de expresar su amor. Si el miedo y la inseguridad son factores primordiales dentro de tu relación, no vale la pena.   

No hay comunicación

La rutina se puede imponer incluso en las relaciones más abiertas, pero eso no implica que su comunicación debe terminar. Cuando se dan por vencidos para ser felices y prefieren seguir juntos por comodidad o miedo a estar solos, es muy fácil desarrollar tendencias destructivas. No dejen que eso pase, si la comunicación no es buena, intenten arreglarlo, si definitivamente ya no hay comunicación, sigan adelante por separado.   

Actitudes pasivas-agresivas

Una de las cosas más tóxicas en una relación es actuar como si todo estuviera bien y mandar mensajes contradictorios. La actitud pasiva-agresiva de muchas personas funciona como escudo contra los ataques de otras personas, pero también sirve para alejar a las personas que más decimos querer.   

Tienes miedo

Si tu pareja no te da confianza y no sientes seguridad al estar a su lado, no tienes que hacerlo. Las cosas muchas veces se transforman en una pesadilla frente a nosotros, pero a veces por miedo u otra razón, decidimos ser pasivos ante la situación. Ese error atrapa a muchas personas en situaciones violentas que no deberían suceder. No esperes a las alertas rojas, sal de ahí de inmediato.  

Terminar una relación siempre es difícil, pero si te das cuenta que es algo tóxico, hacerlo será la mejor decisión que puedas tomar. Con el tiempo sólo te preguntarás por qué no lo hiciste antes.  

Fuentes:
INC
Etiquetas: