Cómo resolver tus problemas ¡utilizando una silla!

Compartir
Cómo resolver tus problemas ¡utilizando una silla!

La psicología se vale de múltiples técnicas para ayudar a sus pacientes a superar sus problemas. Es que la mente humana es mucho más compleja de lo que podemos imaginar, y por ello indagar en sus profundidades es una verdadera ciencia.


La de la silla vacía es una de estas técnicas, característica de la terapia Gestalt. Entre otras muchas cosas, la Gestalt se preocupa por la aceptación de la realidad, del aquí y ahora, y de la propia persona.

[También te puede interesar leer: Estos sentimientos pueden arruinar tu vida si no logras cambiarlos]

La silla vacía va en esa dirección y busca resolver un problema que para la persona está resultando difícil de superar.


¿En qué consiste la técnica de la silla vacía?

silla vacía

En sí, esta técnica consiste en reproducir un encuentro con una situación o persona con el fin de entrar en diálogo con ella, y poder así superar una cuestión no resuelta.

Se le dice la técnica de la “silla vacía” porque se utiliza una silla de verdad. Esta debe estar justo en frente de la persona que hará la técnica, y sobre ella se debe sentar imaginariamente a esa persona o situación que provoca un bloqueo emocional.

Una vez enfrentados, la persona y su problema, debe empezar entre ellos un diálogo. Este diálogo debe ser catártico, debe permitirle a la persona expresar verbalmente todo lo que piensa y siente sobre lo que está en la silla.

¿Cuándo se usa la silla vacía?

silla vacía

Generalmente la técnica de la silla vacía se utiliza en casos de pérdidas traumáticas, cuando se está buscando atravesar el duelo. Pero su aplicación en este ámbito no es excluyente.

También es muy empleada para aceptar facetas de la propia personalidad o para eliminar pensamientos problemáticos. Así, se sitúa en la silla a ese aspecto de la propia persona y se dialoga con él, intentando lograr la verdadera aceptación. O puede utilizarse para lograr expresar el descontento en situaciones familiares o laborales, cuando enfrentar a la verdadera persona en cuestión es difícil.

Así también pueden utilizar la técnica personas que no logran aceptar una limitación o discapacidad, por ejemplo después de la pérdida de alguna facultad a causa de un accidente.

Otras áreas en las que se puede utilizar la silla vacía es después de situaciones traumáticas como violaciones, divorcios o síndrome del superviviente, o hasta en la educación en casos de bulliyng o maltrato.

En todos los casos, se trata de resolver las cosas desde la premisa de que la experiencia es más importante que la explicación. Es decir, que para el paciente será más fácil enfrentarse de cara a sus problemas (aunque sea imaginariamente) que hablarlo con otra persona.

Usar la silla vacía

Silla vacía

Esta técnica es un instrumento para poder proyectar aquello que nos preocupa, que nos atasca y no nos deja seguir adelante. Su principal beneficio es el del efecto catártico ¿No te ha pasado que, cuando pones las cosas en palabras, tienen más sentido y logras sacarlas de tu interior?

[También te puede interesar leer: Ansiedad: esto es lo que NO deberías hacer si quieres sentirte mejor]

Sin embargo, y aunque su aplicación es relativamente sencilla, siempre es mejor utilizar esta y cualquier técnicas a con la guía de un terapeuta.

¿Qué opinas? ¿Hay alguien o algo que te gustaría sentar en esa silla vacía?

Fuentes:
Etiquetas: Superacion, psicología
Comentarios