¿Cómo repercute en un perro o gato que lo tratemos como si fuera humano?

Compartir
¿Cómo repercute en un perro o gato que lo tratemos como si fuera humano?

Sentarles a la mesa, disfrazarles, celebrarles el cumpleaños, llamarse “la mamá” o “el papá” de un perro o un gato... son conductas que muchos adoptan con afecto, pero tienen consecuencias sobre los animales.  


[También te puede interesar: Descubren por qué el té negro protege del cáncer, la diabetes y los microbios]  

Hay perros y gatos que pasean en cochecitos de bebé, comen lo mismo que hay en nuestras mesas o son tratados como niños pequeños. A veces, humanizamos a las mascotas y las consecuencias para nuestros compañeros peludos pueden derivar en problemas de comportamiento, como la agresividad. ¿Qué siente un animal cuando lo tratamos así?


Humanizar a las mascotas trae consecuencias ellos que pueden derivar en problemas de comportamiento, como la agresividad

Lo que dice la ciencia

Una relación en la que se humaniza a la mascota, lejos de resultar equilibrada y saludable, despierta en el animal diversas alteraciones de conducta, como confirma una investigación de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), en Argentina, donde se asegura que la mayoría de los perros que viven con sus dueños presentan agresividad, miedo o ansiedad, y que dichos procesos pueden estar asociados al estrés, "derivados, en muchos casos, de la sobreprotección".

“Tendemos a proyectar características humanas en los perros o gatos que no se ajustan a la realidad. Es el caso de un animal que se acerca a la mesa a pedir comida, nos pone caritas y cedemos. Quizá no tenga ni hambre, pero ha aprendido determinadas pautas de comportamiento en ciertos contextos para conseguir lo que quiere”, explica Marco Villén, veterinario y especialista en conducta animal. De alguna manera, podemos decir que tratarlos como algo que no son es, de algún modo, maltrato animal.

Necesitan un entorno adecuado

Quienes conviven con un perro o un gato tienen la responsabilidad de sentar las bases adecuadas para que su animal esté sano, tanto física como psicológicamente.

"Uno de los errores más habituales en la convivencia y educación de nuestros compañeros de cuatro patas es su humanización (asignarles necesidades y características de personas)", asegura Carmen Castro, psicóloga, coordinadora del área de terapias asistidas con animales del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y responsable de un centro de adiestramiento.

Según cuenta, 7 de cada diez visitas se producen porque el animal no se comporta bien a causa de su humanización. "Por ejemplo, acostumbrarlos a dormir siempre en la cama o darles pastillas de chocolate”, concreta Castro.

El experto en caninos Cesar Millán agrega también que "hace 50 años los problemas psicológicos de los perros no eran tan frecuentes porque eran tratados como animales y estaban en espacios grandes. Ahora viven dentro de una casa, aburridos y sin actividad física."

Entonces... ¿Cómo debemos tratarlos?

- Debemos entender que tienen necesidades diferentes. Por ejemplo, no necesitan jugar o comer cosas ricas como necesita un niño, pero sí o sí tienen que hacer mucha actividad física.

- Aunque parezca que nos "piden" comida, no tenemos que darles esos gustos, comer todo lo que comemos los humanos les hará daño.

- Les encanta pasear... ¡Para ejercitarse! Por eso pasearlos en un carrito o en brazos es una malísima idea.

- Sus horarios para dormir y para alimentarse siempre serán distintos a los tuyos, no trates de que se comporte como un humano más en la casa y mucho menos en la mesa.

Fuentes:
Vix
Etiquetas: Conducta, mascotas
Comentarios