Cómo reconocer las picaduras de diferentes tipos de insectos y qué hacer ante cada una

Compartir
Cómo reconocer las picaduras de diferentes tipos de insectos y qué hacer ante cada una

Diferentes insectos pueden picarnos tanto a los adultos como a los niños. Aunque por lo general las picaduras de insectos pequeños como mosquitos, hormigas o pulgas, no son graves, en algunos casos pueden serlo, por ejemplo las de mosquitos durante epidemias de dengue, zika y chikungunya; o las de garrapatas en ciertas regiones en las que pueden transmitir enfermedades como Riskettsia o Lyme.


[También puede interesarte: Cómo evitar el zika, el dengue y la chikungunya]

El sitio web Guía Infantil publicó una guía práctica para reconocer los diferentes tipos de picadura y saber si pueden ser graves.

[También puede interesarte: ¿Porqué los mosquitos te pican solo a ti?]


1. Picadura de mosquito

La picadura de mosquito probablemente sepas reconocerla, ya que es la más usual. La picadura suele ser única, sin agrupaciones demasiado cercanas ni hinchazón, que se ven como manchas rojas  o bultitos pequeños. Solo deben preocuparte si sospechas una reacción alérgica, o si están acompañadas de síntomas como la fiebre o el dolor en todo el cuerpo, que pueden indicar la transmisión de una enfermedad.

[También puede interesarte: Cómo evitar los alacranes y qué hacer ante una picadura]

2. Picaduras de pulgas

La picaduras de pulgas puedes reconocerlas como picaduras pequeñas y agrupadas, muy cercanas entre sí, generalmente numerosas. Producen mucho picor y se ven como pequeños montículos en la piel. Para evitarlas deberías revisar las sábanas (evitando las de colores oscuros), sacudirlas bien, y no dejar la cama sin tender, sobre todo si tienes mascotas.

3. Picadura de avispa o abeja

Las picaduras de avispa o de abeja producen mucho dolor, hinchazón y ardor, aunque estos efectos no duran más de uno o dos días. Se presenta como una manchita roja con un punto blanco en el medio, lugar donde aún puede estar el aguijón. Cuando el aguijón queda clavado se trata de una picadura de abeja, y hay que extraerlo cuidadosamente con los dedos.

4. Picadura de araña

Las picaduras de araña son similares a las de otros insectos: un montículo que produce bastante picor en el que puedes localizar un punto de lesión, que es la mordida. Pueden ser picaduras pequeñas o grandes. En los casos de arañas peligrosas como la viuda negra la picadura es diferente: se ve como dos pinchazos juntos. En el caso de la también peligrosa reclusa marrón, la mordida tiene forma de diana.

5. Picadura de garrapata

La picadura de garrapata no produce dolor, y se ve como un pequeño cerco o mancha de un rojo muy vivo. En muchos casos, la garrapata está aún unida a la piel. Debes extraerla con cuidado, con unas pinzas, para evitar que quede la cabeza dentro. Si estás en una zona rural o en una región en donde sospechas que la garrapata pudo contagiarte enfermedades como Lyme o Riskettsia, deberías consultar a un médico, lo mismo si la extremidad se hincha o hay dolor.

6. Picadura de hormigas

Las hormigas muerden y su picadura suele producir hinchazón, y además puede presentar algo de pus. Al cabo de unos días, puede transformarse en ampolla.

Fuente:
Comentarios