Cómo quitar las espinillas naturalmente: método del vapor y la toalla

Compartir
Cómo quitar las espinillas naturalmente: método del vapor y la toalla

Los puntos negros y espinillas aparecen con frecuencia en todo tipo de pieles como resultado de la acumulación de sebo natural en el interior de los poros.


El vapor tiene una gran cualidad para ayudar a la piel, ya que abre los poros y, por ende, es bueno para eliminar los puntos negros, acné y otras imperfecciones estéticas.

Mantener la piel limpia es la única forma de reducir visiblemente la cantidad y el tamaño de los puntos negros, y el baño de vapor puede ser parte de tu rutina de cuidado cutáneo.


Cómo quitar las espinillas naturalmente: método del vapor y la toalla

1. Aplicar vapor sobre el rostro

Antes de aplicarte vapor sobre el rostro, tendrás que lavártelo muy bien con agua a temperatura ambiente, eliminando la suciedad, las partículas y los restos de maquillaje y grasa que haya en la piel.

El vapor ayuda a relajar y abrir los poros, facilitando su limpieza, pero la dilatación también hace que la zona sea más susceptible a la inflamación y permite que la suciedad penetre a mayor profundidad y quede atrapada.
Nunca te apliques vapor sobre el rostro antes de lavártelo.

2. Llena el lavabo o un bol con agua caliente

Puedes darte un baño de vapor utilizando un bol limpio, el lavabo u otro recipiente lleno de agua caliente. Normalmente, se cubren la cabeza y el lavabo o bol con una toalla para formar una especie de tienda de campaña, atrapando el vapor y el calor en el interior. De esta forma, la piel se ablanda y los poros se abren.

3. Mantén el rostro sobre el vapor durante un período de entre 5 y 10 minutos

Relájate y respira profundamente, disfrutando del efecto del vapor. Este procedimiento es muy frecuente en los spas, ya que también ayuda a desobstruir las fosas nasales y a tratar otros problemas respiratorios.

Es importante que no te apliques vapor durante más de 10 minutos seguidos ni más de una o dos veces a la semana. El exceso de vapor sobre el rostro puede acabar resecándolo y, por lo tanto, haciendo que la piel reaccione al producir mayor cantidad de grasa para compensar la deshidratación.

4. Lávate el rostro con agua fría

Para volver a sellar los poros, enjuágate el rostro con agua fría e hidrátalo, utilizando una loción hidratante natural. Es importante utilizar agua fría para cerrar los poros de forma suave y natural, evitando cualquier producto con glicerina y alcohol, ya que estas sustancias pueden ser extremadamente irritantes para la piel sensible.

5.  Manten el rostro limpio e hidratado  

Utiliza técnicas de limpieza suaves

  • Si quieres eliminar los puntos negros de forma natural, es importante distinguir los limpiadores astringentes de los limpiadores suaves para mantener la salud de tu piel en el mejor estado posible. 
  • Deberás evitar los limpiadores agresivos a base de alcohol, así como que cargados de sustancias químicas que se encuentran en muchos supermercados y farmacias.
  • Es importante ser cuidadoso con la piel durante el proceso de limpieza. No te pellizques los puntos negros, ni te frotes la piel vigorosamente. 
Utiliza hidratantes naturales

  • Utilizar lociones hidratantes a base de ingredientes naturales es fundamental para mantener una piel sana. 
  • Aunque muchos asocian el exceso de grasa y aceite a los puntos negros, en realidad el abuso de productos secantes también genera sobreproducción de sebo a la larga. 

Utiliza aceite de coco

  • El aceite de coco contiene ácidos grasos de cadena media, que son bactericidas y destruyen la bacteria del acné. Además, estos ácidos funcionan como sustancias hidratantes naturales y evitan la formación de nuevos comedones. 
  • Compra aceite de coco orgánico y aplícate una capa muy fina sobre el rostro una vez al día.

6. Sigue una dieta sin productos lácteos ni azúcar

Ten en cuenta estos consejos:

  • Utiliza agua fría para enjuagarte el rostro. El frío sellará los poros, evitando que reaparezcan puntos negros.
  • Intenta no tocar el agua ni el grifo cuando estés sobre el lavabo, ya que estarán muy calientes.
  • Si un punto negro se resiste, déjalo y no aprietes demasiado, ya que podrías dañar tu piel, dejando cicatrices.
  • No te pellizques los puntos negros. Si lo haces, empeorarán. Acude a un dermatólogo si el problema empeora.
  • Si tienes asma, tal vez tengas que tomar medidas de precaución antes de aplicarte vapor sobre el rostro. Es posible que debas tener tu inhalador a mano, pero las precauciones recomendadas dependerán de la gravedad de la enfermedad. Muchos spas desaconsejan el uso de vapor o de la sauna a las personas asmáticas, embarazadas o con hipertensión.
  • Puedes aplicarte aceite de árbol de té y dejar que actúe sobre el rostro para tratar los puntos negros y las espinillas.
  • En casos de acné grave, la limpieza diaria del rostro con vapor es muy beneficiosa.
  • Para eliminar los puntos negros, lávate el rostro con agua templada y, después, aplícate una loción limpiadora. A continuación, enjuágate con agua fría. De esta forma, el calor del agua templada abrirá los poros, permitiendo que la loción limpiadora penetre y elimine la suciedad acumulada. El agua fría retirará los restos de limpiador y cerrará los poros de nuevo. Después, deberás aplicarte protección solar FPS 30 para evitar que los rayos UV dañen tu piel. Realiza este tratamiento dos veces al día.

Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuentes:
Comentarios