Cómo memorizar y aprender "sin hacer nada": ¿una solución mágica?

Compartir
Cómo memorizar y aprender "sin hacer nada": ¿una solución mágica?

Durante décadas, los investigadores han tratado de estudiar la manera en la que los humanos usan y desarrollan su memoria, y ahora parecen haber encontrado una clave: las pausas. Cómo memorizar y aprender correctamente pueden entonces ser tareas mucho más simples que lo que creemos: descansar sería el quid de la cuestión.  


[También te puede interesar:
El misterioso zumbido que está enloqueciendo a una ciudad entera]


Cuando tratas de memorizar algo nuevo tal vez lo que necesites sea una pausa en la que no hagas nada

Cuando tratas de memorizar algo nuevo, tal vez lo que necesites sea una pausa en la que no hagas nada. Literalmente. Lo dice la ciencia.

Apaga la luz, relájate y disfruta de 10 o 15 minutos de tranquilidad y verás que recordarás mucho mejor lo que acabas de aprender que si hubieses tratado de usar ese tiempo de manera más productiva.

Si bien se sabe que no debemos acelerarnos cuando estudiamos, nuevas investigaciones indican que debemos apuntar a una "interferencia mínima" durante estas pausas, evitando deliberadamente cualquier actividad que pueda afectar a la delicada tarea de formar memorias.

Así que nada de mirar el celular, los correos electrónicos o navegar por internet. Tienes que darle a tu cerebro la oportunidad de recargar baterías sin distracciones.

Este descubrimiento ayudaría a las personas con amnesia o algunas formas de demencia, ya que presenta una forma de liberar una capacidad de aprender latente, previamente desconocida.

Los beneficios del descanso para mejorar la memoria fueron documentados por primera vez en 1900

Investigaciones

Los beneficios del descanso para mejorar la memoria fueron documentados por primera vez en 1900 por el psicólogo alemán Georg Elias Müller y su estudiante Alfons Pilzecker.

En uno de sus varios experimentos, Müller y Pilzecker les pidieron a los participantes que aprendiesen una lista de sílabas sin significado.

A una mitad del grupo le solicitó que aprendiese inmediatamente el contenido de una segunda lista, mientras que la otra pudo descansar seis minutos antes de comenzar con la tarea.

Cuando se examinó a ambos grupos una hora y media más tarde, los dos mostraron diferencias notables.

Los que hicieron el paréntesis recordaron cerca del 50% de la lista, mientras que los otros solo un 28%.


Esto indica que nuestra memoria de información recién aprendida es especialmente frágil apenas ha sido codificada, con lo cual es susceptible de sufrir interferencias si recibimos nueva información.

Así que ¡ya sabes! Si ya has estudiado un rato, ahora es momento de descansar.

Fuente:
BBC
Comentarios