Cómo mejorar tu sexualidad explorando la masturbación

Compartir
Cómo mejorar tu sexualidad explorando la masturbación

La masturbación es algo natural que desde los comienzos de la adolescencia comienza a ser parte del descubrimiento de la sexualidad y el placer en el propio cuerpo. Aprendemos que es algo que debe darse en el ámbito privado, que es una cuestión íntima; pero con eso a veces también se nos inculca que es algo que está mal, y por eso puede después darnos miedo, culpa, o vergüenza. 


[Lee también: 8 cosas que deberías saber sobre la masturbación femenina]

Pero más allá de los tabúes que rondan sobre ella, la masturbación es una manera en que puedes seguir conociendo y explorando tu propia sexualidad, aunque ya seas un adulto. Siempre hay algo nuevo que puedes aprender y descubrir sobre la manera en que disfrutas del placer. 

[Lee también: Qué son los "gases vaginales" y cómo prevenirlos]


La gran ventaja de la masturbación es que estás tú contigo mismo. Es decir que no hace falta que estés pensando en nada más. A algunas personas, aunque pueda parecerte ilógico, les da más vergüenza esto que compartir un encuentro sexual con otra persona. Pero eso es posible que se deba más a una cuestión de tabúes. Descubrir nuestros propios deseos es clave para poder conocernos y eso seguramente se verá luego plasmado en nuestras próximas relaciones. 

1. Prueba nuevas posiciones

Explora tu propia sexualidad en distintas posiciones. Déjate guiar por tu cuerpo. La corporalidad tiene una inteligencia particular que podrá ir guiándote hacia el lugar y la forma más placentera. Quizás puedas usar ambas manos, una sola, un dedo en particular o una combinación de ellos. Lo más importante es que te sientas cómodo y que sueltes cualquier prejuicio. Tómatelo como un experimento personal e íntimo. 

[Lee también:  Esto es lo que pasa en tu cerebro cuando tienes un orgasmo]

2. Usa un espejo 

Parte de conocerse también es perderle el miedo a verse. Los genitales no son una zona prohibida del cuerpo y, de hecho, conocer cómo es tu región más íntima puede ayudarte a estar alerta ante cualquier molestia o irregularidad que puedas sentir. 

Por eso, puedes experimentar usando un espejo mientras te das a ti mismo placer. Que no te de asco o impresión. Quizás encuentres una zona erógena que estabas pasando por alto. 

3. Juega con las temperaturas

Explora tu sexualidad jugando con las distintas temperaturas. El agua caliente, los cambios de presión de ella o el frío de un cubo de hielo húmedo podría estimular tus zonas íntimas despertando nuevas sensaciones.

4. Lubricante

Hay muchos tipos de lubricantes naturales que puedes usar para experimentar. Eso te ayudará además a evitar fricciones u irritación, y si eres mujer y tienes problemas de lubricación natural, puede ayudarte y potenciar tus sensaciones.

5. No todo son los genitales

El placer puede obtenerse de muchas maneras. Los órganos sexuales no son los únicos relacionados. Por eso puedes tomarte el tiempo para recorrer tu cuerpo y explorar nuevas zonas erógenas. Recuerda que lo más importante no es llegar al orgasmo, sino lograr el disfrute de explorar tu propio placer.

Fuentes:
Etiquetas: sexualidad
Comentarios