Cómo liberar a tu cuerpo de la sal acumulada

Compartir
Cómo liberar a tu cuerpo de la sal acumulada

Cuando nuestro cuerpo no está bien, nos acostumbramos a creer que el dolor y la incomodidad son algo de todos los días. Es hasta que nos liberamos de toxinas, malestares y más, que nos damos cuenta que durante meses y a veces años vivimos con enfermedades o por lo menos síntomas de éstas y no teníamos idea de qué podía ser, simplemente dábamos por hecho de que era cuestión de edad y salud. 


Así sucede con la acumulación de sal. El efecto es tan paulatino que no tenemos idea en qué momento comenzamos a sentirnos hinchados, lentos y cansados. La sal acumulada es bastante peligrosa, daña los riñones e incrementa el flujo de sangre circulante obligando al corazón a trabajar más, lo cuál, como puedes suponer, puede llevar a problemas cardiacos mortales. Por eso, incluso si crees que no tienes problemas de retención de sal, deberías disminuir su consumo, pues es un veneno lento y letal. 

Bebe

limón

El agua es el filtro que nos ayuda a deshacernos de todos los males. No es una casualidad que el agua sea símbolo de pureza y bondad cuando nuestro cuerpo necesita de esta para alcanzar ese estado. La mejor forma de hacerlo es siempre tener una botella con agua cerca de ti. Recuerda que dos litros son el mínimo recomendado y mucha gente no toma ni siquiera dos vasos al día, por otro lado, no exageres, pues más de seis litros pueden ser igual de dañinos para tu cuerpo. 

Si a tus botellas con agua les agregas limón o algún otro tipo de antioxidante ayudarás a tu cuerpo a eliminar la sal acumulada mucho más rápido. 

Come

potasio

El potasio es el secreto para eliminar la sal de tu cuerpo. Las frutas y vegetales frescos suelen ser ricos en potasio, pero si quieres el tratamiento express puedes intentar una dieta rica en fresas, plátanos, hojas verdes, cítricos y melones. Las papas, el yogur y el brócoli también son alimentos que te ayudarán a eliminar la sal de tu cuerpo y todos sirven para hacer platillos completos que te alejarán de la sal de una vez por todas. 

Ejercítate

sudor

¿Alguna vez has corrido bajo el sol, sudado y después notado que cuando el sudor se seca tu cara puede estar blanca? Se trata de toda la sal que estás expulsando a través de tu sudor gracias al ejercicio. El sudor es un síntoma de que lo estás haciendo bien, así que mantente en movimiento constante si quieres eliminar un problema mortal de  tu cuerpo, sólo recuerda que así como sudas, debes hidratarte. 

Sustituye

comida

La sal es una de las delicias de la vida, eso no se puede negar, pero últimamente mucha gente abusa de ella y aunque un platillo sea delicioso,  lo llenan sal aunque ésta no sea necesaria. Lo primero que debes hacer es cortar tu relación con la sal, pero después tendrás ese antojo provocado por el síndrome de abstinencia ( puede ser tan adictiva como las drogas) por lo que puedes sustituirla por otras cosas igual de ricas y más saludables como el ajo, la pimienta negra, el curry o el orégano


Evita

carne

Hay comidas altas en sodio y sal que te pueden hacer más daño del que crees. Las carnes curadas, ahumadas y enlatadas son banderas rojas al detectar comida salada, en esa misma línea se encuentra el pescado, que aunque a veces es saludable, muchas veces se seca con sal para que perdure. 

La comida rápida, los vegetales enlatados y la comida procesada también son fuentes ricas de sal que debes cortar inmediatamente de tu dieta si no quieres sufrir problemas del corazón a largo plazo. 

Poco a poco sentirás que tu cuerpo no se siente hinchado, tu píes dejan de doler e incluso bajas de peso. Eso no es lo mejor, el sentimiento de bienestar será algo que no querrás volver a perder y con poco tiempo, acostumbrándote a estar lejos de la sal, no la extrañarás. 

Fuentes:
Etiquetas: alimentacion, comida, sal
Comentarios