Cómo hacer para que la mala calidad del aire que respiras no dañe tu salud

Compartir
Cómo hacer para que la mala calidad del aire que respiras no dañe tu salud

El aire es vital. De él depende básicamente toda nuestra vida. Sin embargo, la calidad del aire que llega a nuestro cuerpo está reduciéndose cada vez más debido a la contaminación generada, entre otros factores, por el uso de gasolinas para el transporte, la industria y la generación de energía.


La Organización Mundial de la Salud considera la contaminación ambiental como la  amenaza más grande que enfrenta la humanidad actualmente, pues está relacionada con el incremento de enfermedades respiratorias, cardíacas, cáncer de pulmón, infarto cerebral y muertes prematuras. De acuerdo con este organismo internacional, 1 de cada 9 muertes pueden atribuirse a la contaminación atmosférica.

Frente a esto, ¿qué puedes hacer tú? 

La OMS estima que 1 de cada 9 muertes en el mundo están relacionadas con la contaminación atmosférica

La exposición a la contaminación atmosférica es un problema grave de salud que requiere la acción de las autoridades públicas a nivel local, regional, nacional e incluso internacional, para aplicar políticas que han demostrado ser exitosas para mejorar la calidad del aire como ser: la promoción del transporte público, de redes peatonales y ciclistas; o la promoción de la generación de energía a partir de fuentes renovables, una opción que ha empezado a ganar terreno a nivel global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Pero las medidas para minimizar los impactos no deberían quedar solo en manos de las autoridades.  

Aquí te presentamos 5 acciones que propone la iniciativa del Día Nacional del Aire Limpio del Reino Unido para mejorar el aire que respiramos y reducir los impactos en la salud.

Impactos a la salud de los principales contaminantes en el aire

  1. Elige rutas poco congestionadas. El uso de calles más tranquilas cuando estás en bicicleta o a pie puede reducir tu exposición a la contaminación del aire en un 20%. 
  2. Sal de tu auto. Sorprendentemente, los conductores de automóviles pueden estar expuestos al doble de contaminación del aire que los peatones y 9 veces más que un ciclista. Así que evita sentarte en tu coche en el tráfico, donde la contaminación puede acumularse.
  3. ¡Actívate!Deja el coche en casa y camina al trabajo o la escuela. Así reducirás la contaminación que produces y respirarás menos aire contaminado.
  4. Evita la actividad física extenuante cuando la contaminación sea alta. Infórmate sobre la calidad del aire de tu ciudad. En caso de que en tu localidad no haya un sistema de monitoreo, existen plataformas como la de Breath Life de la de Organización Mundial de la Salud, ONU Medio Ambiente y la Coalición por el Clima y el Aire Limpio, donde se ofrece información sobre la  calidad del aire de las ciudades en todo el mundo.
  5. Apaga la contaminación. Bloquear la contaminación del aire ayuda, así que cierra las ventanas durante las horas pico, sobre todo si vives o trabajas en una calle muy concurrida. Pero siempre asegúrate de que la habitación está bien ventilada.
Si te interesa saber más sobre qué hacer y cómo puedes sumarte a mejorar la calidad del aire, ¡únete a la "Revolución Urbana"!

Nota por Angélica Simón,
representando a Greenpeace México.

Fuentes:
Comentarios