Crea graffitis vivos con musgo

Lu B. por
0
25.9K
Crea graffitis vivos con musgo
25.9K

El arte callejero, más específicamente las pintadas, siempre despiertan polémicas. Sin embargo, los graffitis vivos aún no han sido motivo de queja. También conocidos como graffitis verdes, se hacen con musgo y son una forma artística de imprimir vida sobre el concreto.


Grow, graffiti de Anna Garforth.

Se trata de una forma de comunicación ecológica. El musgo, sustancia viva, permanece en perfecto estado por al menos tres años en interiores y durante dos o tres meses en exteriores. La técnica fue introducida por la londinense Anna Garforth.

King's Cross Picnic, de Anna Garforth.

“"Disfruto lo táctil de trabajar con medios orgánicos y de aprender cómo darles forma para que sean algo más, sin involucrar toxinas o gases dañinos"”, señaló esta artista en en una entrevista para Designboom. En diálogo con el mismo sitio, explicó que la inspiración de trabajar con materiales vivos surgió, irónicamente, en una visita a un cementerio, donde pudo apreciar cómo el musgo cubría las lápidas.

Moss stencil de Mosstika.

Mosstika Urban Greenery, un colectivo de artistas urbanos con base en Nueva York, también hace arte callejero con materiales vivos. Sus diseños están hechos para ser tocados, "con el objetivo de tocar el alma de los transeúntes” en un intento de invocar “una existencia más alegre, devolviendo el hombre a la naturaleza, incluso entre las estériles áreas urbanas"”, según detallan en su sitio web.

Materiales para hacer tus propios graffitis vivos

  • Una espátula
  • 3 manojos de musgo
  • 2 tazas de suero de leche o yogur natural (puede ser vegano)
  • 2 tazas de agua o cerveza
  • Media cucharadita de azúcar
  • Jarabe de maíz o leche
  • Una licuadora
  • Una cubeta
  • Una brocha

Procedimiento

1. Busca musgo natural en alguna pared, árbol o junto a las piedras. Para extraerlo, te será útil usar una espátula.

2. Lávalo para quitarle tanta tierra como sea posible.

3. Desmenúzalo tanto como puedas y mételo en una licuadora o en un recipiente con suficiente espacio como para batir.

4. Agrega el suero de leche o el yogur natural, el agua o la cerveza y la media cucharada de azúcar. Bate hasta que tenga una consistencia suave y una textura similar a la de la pintura. Si queda muy líquido, agrega jarabe de maíz. Otra opción es añadir una taza de leche cada una o dos cucharadas de musgo.

5. Coloca la mezcla en una cubeta. Haz esto con cuidado, ya que los trozos de musgo deben permanecer intactos.

6. Moja la brocha en la mezcla y pinta la pared. Al pasar el tiempo, verás cómo empieza a crecer. Para ayudarlo, rocíalo semanalmente con un poco de agua, especialmente si vives en un ambiente muy seco. Si es necesario, agrega más mezcla.  

Consejos y advertencias

  • La pintura de musgo atrae mucho a las babosas, así que asegúrate de hacer tu graffiti bien arriba en la pared para evitar que sea devorado.
  • El mejor momento para hacer tu graffiti vivo es la primavera o el otoño.
  • Mantener el musgo húmedo ayudará a que crezca más rápido.
  • El musgo crece mejor sobre superficies porosas, como ladrillos u otras piedras.
  • Aplicá la pintura en una superficie húmeda, donde reciba una cantidad moderada de luz solar.
  • El musgo también puede ser utilizado como elemento decorativo en interiores.
  • Puedes usar leche condensada como alternativa al suero de leche o leche.

Fuentes:
Comentarios