Cómo ejercitar el "carpe diem" en tu día a día

Compartir
Cómo ejercitar el "carpe diem" en tu día a día

Carpe diem quam minimum credula postero  


“Aprovecha cada día, no te fíes del mañana”. Ésa es la lección que Horacio (poeta romano) dejó para la posteridad y que nos aconseja siempre vivir el presente plenamente y atesorar cada momento. En la época donde todo está resumido y siempre queremos respuestas rápidas, esa frase se ha transformado en carpe diem, que la mayoría traduce como “aprovecha el día”; y a pesar de que muchos creen fervientemente en su mensaje, después de unos días olvidan su esencia y vuelven a la procastinación que los hace dejar todo para mañana.  

Vivir el carpe diem es trabajar de forma sincronizada. Cuerpo, alma y mente deben estar en armonía para dar el máximo de cada uno y así crecer de forma constante; que cada pieza del rompecabezas entre a la perfección para crear un resultado total.  

[Lee también:  Cómo elegir el presente y el futuro que deseas]

Aprende a vivir en el presente

mindfulness carpe diem

El término Mindfulness o “atención plena” es un concepto psicológico que nació de la tradición budista. Se trata de vivir en el presente siendo conscientes de lo que vivimos, somos y lo que pasa a nuestro alrededor.  Concéntrate en tu respiración, en el flujo de tu cuerpo, toma conciencia de tus acciones (no solo comas, saborea cada bocado y entiende qué es lo que estás ingiriendo). Si puedes, medita unos minutos al día y poco a poco hazte consciente de todo lo que sucede en el aquí y ahora.  

Libérate de la ansiedad

carpe diem

Sobre la ansiedad, Séneca dijo: “Incluso la mala fortuna es voluble. Tal vez vendrá, tal vez no; mientras tanto no lo es. Así que espera por cosas mejores”. Aguardar el resultado de algo que aún no sabes te quita más tiempo del que crees. Vivir con angustia por lo que no se ha concretado baja tu productividad, incrementa el estrés y limita tus capacidades.  

Aprende a vivir lejos de la angustia y la ansiedad. Si crees que algo sucederá o no, haz lo que el presente te permita y muévete a la siguiente cosa. Al final lo que deba ser sucederá y solo entonces podrás hacer algo útil.   

Da el primer paso

Un proverbio chino dice “El viaje de mil pasos comienza en el primero”. Cada meta imposible comienza con algo pequeño y el mejor momento para lograrlo es ahora. Si crees que necesitas prepararte, comienza a prepararte hoy; si quieres ponerte en forma, empieza a hacer ejercicio hoy; y si quieres ganar millones, comienza a trabajar en ello hoy. Carpe diem no se trata de lograr las cosas inmediatamente sino de vivir cada día para transformarte en la mejor versión de ti y cumplir tus sueños día a día.   

Vive de prioridades

caja eisenhower

Hay distintos métodos para ser más productivo, un ejemplo es la caja de Eisenhower que te dice qué es prioritario y qué puedes descartar de tus tareas. Busca siempre hacer lo que sea importante y tendrás un día lleno, en el que sentiste que hiciste los necesario o incluso más.  Además, así lograrás tener más  tiempo libre que también es parte de la filosofía del carpe diem, pues es en esos momentos en los que puedes reflexionar acerca de tu vida.  

Aprovecha el tiempo y sentirás que vives plenamente, que cada día es una oportunidad distinta para lograr lo que puedas hacer. Eso te ayudará a dejar el pasado atrás y a no angustiarte por el incierto futuro.

Fuentes:
Comentarios