Cómo cultivar maracuyá en macetas

Compartir
Cómo cultivar maracuyá en macetas

El maracuyá –también conocido como fruta de la pasión, passiflora edulis o granadilla– es una planta de origen tropical cuyo fruto, de forma ovalada, posee muchas propiedades nutritivas y medicinales. Se pueden emplear tanto sus semillas como su pulpa, y por lo general se prepara en jugos o postres. Su consumo nos dota de grandes cantidades de vitamina A y C.


Es una planta enredadera muy decorativa, que puede alcanzar hasta 9 metros de longitud, y que gracias a sus numerosos zarcillos, se enreda en cualquier tutor o espaldera, llegando a llenarlo en unos pocos meses. Se trata de una planta muy atractiva, por sus grandes hojas de un verde brillante, sus pintorescas y exóticas flores y sus coloridos frutos.

Aprende a cultivar en maceta tu maracuyá y ¡disfruta de su sabor exótico y sus diversos beneficios para la salud!


Pasos para cultivar maracuyá en macetas

Cultivar maracuyá por semillas 

1.  Usa semillas frescas. Las semillas de maracuyá recién cosechadas germinan rápidamente.

  • Unos cuantos días antes de que planees plantar la semilla, compra maracuyá maduro en el supermercado. Ábrelo y recolecta por lo menos media docena de semillas.
  • Esparce las semillas en arpillera y frótalas hasta que los sacos de jugo se rompan.
  • Lava las semillas en agua y déjalas secar por 3 a 4 días antes de volverlas a lavar y secarlas en la sombra.
  • Si plantas las semillas inmediatamente, deben germinar al cabo de 10 a 20 días.

2. Prepara un recipiente como vivero. Lo ideal es que siembres las enredaderas de maracuyá en una maceta separada y protegida.

  • Llena el recipiente con una mezcla de tierra hecha con partes iguales de compost, tierra de la superficie y arena gruesa. Llena el recipiente con 10 cm (4 pulgadas) de esta mezcla.
  • Raspa con un palo la tierra en el recipiente que servirá como vivero, espaciando los surcos que resulten a 5 cm (2 pulgadas). Estos surcos servirán como drenajes poco profundos que pueden ayudar a evitar que la humedad ahogue las semillas o sus raíces en ciernes. 

3.  Siembra las semillas. Coloca las semillas a 1 cm (1/2 pulgada) de separación una de otra dentro de cada surco.

  • Protege las semillas cubriéndolas con una capa muy delgada de tu mezcla de tierra.
  • Después de plantar las semillas, riégalas inmediatamente. Humedece el suelo, pero no lo empapes.

Cultivar maracuyá por esquejes

1.  Prepara un lecho de arena. Llena una maceta de plástico con una mezcla de 3/4 partes de arena agrícola y 1/4 de tierra de la superficie. Mezcla bien los componentes del suelo para que estén esparcidos uniformemente en el recipiente.

  • Los esquejes obtienen la mayor parte de la humedad que necesitan para crecer de la humedad del ambiente, ya que en este momento no tienen raíces. En ese sentido, no debes usar un suelo que retenga mucha humedad.
2.  Toma un esqueje. Elige una planta de maracuyá madura y saludable de la cual tomar un esqueje. Corta una parte de la enredadera que contenga por lo menos 3 brotes, si no más, y corta directamente debajo del brote más bajo.

  • El crecimiento nuevo es más activo, así que es más recomendable que elijas una parte más nueva de la enredadera que una parte más antigua.
  • Planta este esqueje inmediatamente en tu lecho de arena.

3.  Mantén el esqueje en condiciones húmedas. El mejor lugar para un esqueje de enredadera es un invernadero. Sin embargo, si no tienes acceso a uno, puedes construir una cámara húmeda extendiendo láminas de plástico transparente en el marco de una caja hecho de bambú.

  • Si necesitas generar humedad adicional, puedes hacerlo usando un humidificador o colocando platos de gravilla cubierta de agua alrededor de la base del esqueje.
  • El esqueje formará nuevas raíces en 1 o 2 semana. 

Recomendaciones y cuidados para el cultivo de maracuyá en macetas

- Mantenla en pleno sol y colócala donde el aire sea húmedo.

- Usa una regadera o manguera para regar suavemente las plántulas después de haberlas plantado. Asegúrate de que esté húmedo, pero no dejes que se formen charcos lodosos, ya que esto podría ser una indicación de que has proporcionado más agua de la que el suelo puede absorber y drenar.

- Una vez que la planta este creciendo de tamaño, aplica mantillo y fertilízala alrededor. Esparce algún abono orgánico de liberación lenta alrededor de la base de la planta. También esparce mantillo orgánico, como paja o virutas de madera, alrededor de la base de la planta.

- Todo el sistema de raíces necesita acceder al abono y al mantillo. Para mejores resultados, empuja o excava suavemente un poco de la cubierta hacia la capa superior del suelo después de esparcir el abono y el mantillo alrededor de la base de la planta.

- Debes aplicar abono en la primavera y 1 vez cada 4 semanas durante la temporada de verano. También debe realizarse una alimentación a mediados de otoño. Usa abonos orgánicos y de liberación lenta que sean bajos en nitrógeno. Las bolitas de estiércol de pollo son una buena opción.

- Si el área en donde vives recibe bastante lluvia, quizá no necesites regar la planta tan seguido. Sin embargo, si estás pasando por una sequía o si vives en condiciones solo moderadamente húmedas, tendrás que regar la enredadera por lo menos 1 vez a la semana. Nunca dejes que la superficie del suelo se seque completamente.

- A medida que las enredaderas se extiendan, quizá tengas que entrenarlas para trepar por tu cerca, espaldera u otra estructura de soporte. La planta será más saludable si las enredaderas son alentadas a trepar, y una planta saludable producirá una mayor cosecha.

- Mantén de 60 a 90 cm de espacio alrededor de cada lado de la base de la enredadera libres de mala hierba. Usa métodos orgánicos para retirar la mala hierba y no uses químicos.

- Poda en la primavera cada 2 años. Asegúrate de hacerlo antes de que la planta florezca. Podar después de que ocurra la floración puede debilitar la planta y limitar su cosecha.

- Normalmente, el maracuyá maduro se cae de la enredadera apenas está listo para el consumo. La caída en sí no lastima la fruta, pero debes recogerla un par de días después de que caiga para asegurar la mejor calidad posible.

- Si tienes una variedad de maracuyá que no deja caer la fruta, simplemente jala cada fruta una vez que notes que la cáscara se comienza a arrugar.

Modos de consumir el maracuyá

  • La fruta cruda: corta el fruto en dos y con una cuchara vas comiendo la pulpa y las semillas, evitando la corteza.
  • Pon la pulpa y las semillas en una batidora con un poco de agua fría y obtendrás un excelente jugo.
  • Puedes combinar su pulpa con otras frutas y lograr una sabrosa y nutritiva ensalada.
  • Se usa para preparar mermeladas, jaleas y jarabes.
  • En la cocina puedes usarla para preparar tortas, pasteles, helados y otros postres.

Fuentes:
Comentarios