¿Cómo convertir tu casa en una vivienda ecológica?

7.6K
¿Cómo convertir tu casa en una vivienda ecológica?
7.6K

Jugar con la luz, la corriente, las ventanas y -como no- el buen uso de los recursos naturales es crucial en cualquier casa ecológica

Ahorrar agua, reutilizar recursos, aprovechar la energía natural para que nuestra vivienda funcione y ahorrar... ahorrar mucho en nuestras facturas. Estas son algunas de las máximas de las viviendas ecológicas, una solución más que factible a la escasez de recursos que vive el planeta que nos da muestra de que otra forma de vivir es posible.


Aunque para muchos la casa ecológica es algo propio del futuro, lo cierto es que ya se ha hecho un hueco destacable en el mercado. Por qué se ha producido este boom ecológico y cuáles son sus ventajas son algunas de las preguntas a las que queremos dar respuesta en Habitissimo.com. 

 1. Bioclimatismo y casas pasivas:

La unión perfecta Invertir en una vivienda va más allá de comprarla a toca teja, firmar una hipoteca o amueblar cada habitación. Este gasto fijo va unido a otros muchos gastos variables (en forma de agua, calefacción y luz) que se pueden evitar si apostamos por el bioclimatismo o por una casa pasiva.

Un tipo de vivienda que, por su diseño, no necesita de climatización alguna ya que aprovecha las condiciones climáticas del entorno para acondicionar la vivienda de forma natural. Una realidad que es posible gracias a 3 sencillos pasos:

- Una apuesta por el aislamiento:

Aislarnos del exterior (en el mejor de los sentidos) no sólo mantiene nuestra casa perfectamente climatizada sino que es la mejor opción para ahorrar energía. ¿Cómo conseguimos este aislamiento? Por ejemplo con cubiertas y fachadas vegetales. Éstas no sólo nos protegen del ruido exterior sino que impermeabilizan nuestra casa y mejoran la calidad del aire que respiramos.

- Jugando con las ventanas:

Jugar con la posición, tamaño y forma de nuestras ventanas es fundamental para conseguir que nuestra casa sea un un lugar caliente en invierno y fresco en verano. ¿La mejor elección? Aquellas ventanas que, además, protegen de la radiación solar.

- Buscar la ventilación natural:

Ese sistema de generar corrientes de aire que tanto usaban nuestras madres para ventilar la casa en verano es el must en este tipo de viviendas. ¿Motivo? Evitan el calor en verano y expulsan la humedad en invierno.

Generar estas corrientes de aire es sencillo, basta con instalar nuevas ventanas en orientaciones opuestas para conseguir esa "ventilación cruzada" tan útil. ¿Que no queremos obras?  Bastará con invertir en un dispositivo de enfriamiento evaporativo de bajo consumo para tener en nuestro hogar aire fresco low cost.  

 2. El truco: el uso sostenible de nuestra vivienda  

Además de los principios de las casas pasivas, toda casa ecológica que se precie debería poder funcionar de forma autónoma sin tener que depender de los suministros públicos de agua o electricidad.

Aunque para hacer uso de esa energía natural tenemos que invertir en determinadas instalaciones, lo cierto es que el ahorro será notable y la sostenibilidad indiscutible. ¿Cómo lo conseguimos?

- Invirtiendo en energías renovables:

Nuestras casas gastan el 20% de la energía que se consume en España así que aprender a economizar es casi una obligación. Aunque suena a tópico, la inversión en energías renovables es la mejor opción para convertir tu hogar en una casa ecológica. Del amplio abanico de energías renovables que el mercado nos ofrece, son la solar y la minieólica las que se llevan la palma en precio, en utilidad y en ahorro.

- Haciendo un uso responsable del agua:  

¿Cómo? Recogiendo y aprovechando el agua de la lluvia para regar y limpiar o reutilizando el agua de la ducha y del lavabo para llenar el tanque del inodoro. Dos sencillos pasos que puedes aplicar a tu vivienda haciendo uso de los muchos utensilios low cost que el mercado tiene a nuestra disposición.

Puedes aprovechar ubicaciones estratégicas (como los tejados) para colocar un buen grupo de placas solares
Comentarios