Cómo construir una calefacción solar casera con poco dinero

Compartir
Cómo construir una calefacción solar casera con poco dinero

Cuando hablamos de calefacción pensamos en confort, pero en algunos climas extremos esto también puede tratarse de vida o muerte, ya que el mantener nuestra temperatura corporal es una de nuestras necesidades básicas.


Hay diferentes tipos de calefacción que se pueden construir en casa, pero esta calefacción solar casera está entre las mejores, utilizando energía solar para generar un hogar cálido y acogedor.

Aprende a construirla tú mismo, para calentar fácilmente más de una habitación antes de que te sorprenda el frío.

La mayoría del calor de nuestro hogar se escapa, sin remedio, a través de puertas y ventanas, por lo que si quieres impedirlo y reducir tu factura, puedes aprender las claves para tener un hogar ecológico y no gastar de más.

El Sol es nuestro mejor aliado y es sabido que una casa sana necesita de él, así que es muy importante dejarlo ingresar en nuestro hogar la mayor cantidad de horas posibles en tiempos fríos. El sol directo calienta en el momento y todo lo que podamos “capturar” de él, puede ser liberado en los momentos en que este no esté presente.

Cómo construir una calefacción solar casera

Materiales: 

  • 4 tablones de madera de 5 centímetros de grosor
  • Tubo PVC negro
  • 2 Codos de PVC negros y agarradera
  • 2 tubitos de 2 centímetros de diámetro
  • Plástico negro
  • Tubo de aluminio reflector y flexible
  • Tornillos
  • Un cristal o ventanas recicladas
  • Ladrillos para aislar la base
  • Espuma aislante, cinta americana y silicona

Procedimiento: 

El tamaño de los cristales o ventanas recicladas será el que marque el tamaño de nuestro horno. Lo ideal es que no sea menor a 1’5 metros de alto, 1 metro de ancho y unos 25-30 centímetros de profundidad.

Sean cuales sean las medidas escogidas, comenzaremos uniendo los listones para formar un marco de igual tamaño. La idea es que, más tarde, las ventanas queden unidas de esta forma.

En la parte superior realizaremos un agujero para colocar nuestro codo.

Una vez fijado, buscaremos la ubicación óptima para nuestro invento. Obviamente el lugar debe de estar expuesto a la luz solar, o de lo contrario no seremos capaces de concentrar la energía necesaria para calentar la vivienda.

Otro punto a tener en cuenta es que el horno debe colocarse a un nivel inferior que la ventana, para que el aire caliente, más ligero, fluya por los conductos.

Utilizaremos los ladrillos para aislar el horno del suelo y la humedad.

Montaremos y cortaremos la medida del tubo de PVC hasta la parte baja de la ventana, de nuevo aprovechando el desnivel para que el aire caliente se reparta.

A continuación, forraremos la parte de atrás con nuestro plástico negro. Esta pieza será la encargada de concentrar el poder del sol en su superficie.

Después colocaremos el tubo flexible realizando un recorrido en “s”.

El aire fluíra desde la parte baja, recorriendo el tubo mientras se calienta. Al llegar a la parte de arriba, continuará a través del tubo de PVC hasta la ventana.

A continuación colocamos con silicona el cristal cerrando el conjunto.

Por último, procederemos a aislar nuestra ventana colocando una tabla, de una anchura superior al tubo de PVC. En una esquina realizaremos dos pequeños agujeros para colocar la salida de aire.

En la opuesta, realizaremos un agujero para insertar nuestro tubo de calefacción.

Los tubos de salida de aire se colocaran en la parte baja, para asegurar el circuito y flujo de aire frío al exterior. No olvides aislar con silicona, forma, o espuma las juntas de la ventana y el tubo.

Para finalizar, coloca los cristales cerrando el horno, estos dejaran pasar los rayos solares hasta el fondo negro.

Si habitas un espacio que se ve afectado por una “mala calefacción” no te pierdas estos 10 consejos para calefaccionar el hogar de forma ecológica y ahorrando dinero.

Aquí puedes ver el proceso paso a paso:

Importante: La Bioguía busca brindar información a las personas para ayudarlas en la búsqueda de su desarrollo personal y autónomo. Las instrucciones que se brindan requieren de la responsabilidad personal a fin de para garantizar condiciones máximas de seguridad. Todos los procedimientos deben realizarse con la precaución necesaria y a resguardo de los niños. El sitio no se responsabiliza por posibles consecuencias provocadas por la utilización de la información ofrecida.

Fuentes:
Comentarios