Cómo ahorrar dinero pasándose a las energías renovables

8.5K
Cómo ahorrar dinero pasándose a las energías renovables
8.5K

En el mundo se consumen 3000 kWh de energía eléctrica por persona al año en promedio (distribuídos de forma desigual entre países que consumen 200 y otros que consumen 15000). Más allá de los números, detrás de esto está la necesidad de reducir el consumo para evitar los efectos negativos en el ambiente, y de reemplazar el uso de energías no renovables por energías verdes.


El pasaje de energías no renovables a energías renovables es un trabajo de todos: es un compromiso que deben tomar los gobiernos en materia de legislación, las grandes empresas (porque son las que ofrecen distintas alternativas de energía y también las que más consumen), y por último cada usuario, que toma las decisiones en su hogar.

Sin embargo, detrás de la adopción de las energías renovables circulan muchos mitos. Uno de ellos es que la energía verde necesariamente es más costosa que las fuentes tradicionales. 

En el marco del Día Internacional del Medio Ambiente, que fue el 5 de junio, Juan Bosch, presidente de SAESA, empresa argentina que distribuye energía de diferentes tipos en ese país, explicó por qué las energías renovables pueden ser más económicas, tanto a nivel macro (para los Estados y empresas) como para los usuarios particulares, y cómo puede cada uno contribuir desde su lugar a este pasaje.

Energía limpia

Según explica Bosch, en algunos países ya se demostró que la energía limpia puede ser más barata. Un ejemplo latinoaméricano es Uruguay, donde generar energía térmica convencional con combustibles importados le cuesta más de US$ 110 MWh, mientras que su energía eólica, US$ 64 MWh. La apuesta del Uruguay por las energías limpias le ha permitido ahorrar enorme cantidad de dinero. 

Los precios de la energía se corresponden con los recursos que cada país tiene. Por eso, un país con reservas hidrocarburíferas abundantes y costos de extracción acotados tendrá un costo de la energía convencional menor que otro país sin esas reservas o con otros costos. Al contrario, un país que cuenta con recursos naturales de excelente calidad (como eólicos y solares), podrá producir energías renovables de forma más económica que otro tipo de energía. Y muchos países latinoamericanos, como Argentina, cuentan con excelentes recursos de este tipo que se podrían aprovechar.

energía limpia- Juan Bosch

Juan Bosch explica que el pasaje a las energías limpias no solo está en mano de los gobernantes, sino también de los consumidores. Para que haya energías renovables en un país, no solo hacen falta centrales de energía renovable, redes de interconexión y distribución, sino también, y sobre todo, una mayor conciencia de los consumidores para optar por estas alternativas.

En Argentina, por ejemplo, una nueva ley obliga a que el 8% de la energía consumida provenga de fuentes renovables, y eso representa un avance. Pero, según explica Bosch, hay muchas empresas que están analizando ir por más, y asegurarse porcentajes mayores de energía limpia en su matriz de suministro. Según el empresario: "Es un proyecto que tiene que hacer sentido desde lo económico, y también desde lo cultural".

¿Cómo podemos los consumidores adoptar las energías limpias progresivamente?

Todas las personas podemos hacer mucho, tanto desde pequeñas conductas cotidianas como desde decisiones más grandes, como las que tomamos al construir o reformar nuestra casa. Bosch recomienda:

  • Conocer aspectos básicos de la energía. Provenga de la fuente que sea, es un recurso escaso y costoso, y debe ser usado responsablemente y con cuidado. Para ello, es siempre útil entender dos extremos: cómo se genera la energía (cuánto cuesta, qué impacto produce el generarla, cómo llega hasta los hogares) y cómo se la gasta (qué artefactos consumen energía, cómo puedo hacer que consuman menos). 
  • Tomar decisiones conscientes. Por ejemplo,  adoptar una arquitectura adaptada a un uso racional de la energía.
  • Prestar atención a conductas personales elementales, como no dejar encendidos artefactos que no se usan.

energía limpia- consejos usuarios

Es esperable que en un futuro cercano se abran muchas más posibilidades, como la de transformar a los usuarios en generadores de energía limpia. Pero hoy ya hay mucho por hacer.
 
Asimismo, son muchos los países que están apostando por las energías limpias como un compromiso por la sustentabilidad. La firma del Acuerdo de París y sus documentos complementarios por parte de casi 200 países es un síntoma claro de que cada vez hay mayor conciencia y compromiso en este sentido, y América Latina puede ser un actor relevante en este nuevo desafío incorporando estas formas de energía limpia. Países como Argentina están haciendo su aporte con la nueva Ley de Energías Renovables y otros programas (eficiencia energética, tratamiento de residuos).  

Pero queda mucho camino por delante, y está en manos de todos. Desde la decisión de un gobernante por votar una ley o no, hasta nuestra decisión de elegir para vacacionar en un hospedaje alimentado por energías verdes; o algo tan pequeño como desconectar artefactos que no se están en uso. Todos podemos hacer algo para avanzar hacia un nuevo paradigma.

Fuentes:
Comentarios